El Empaste Dental: técnicas, cuidados, mantenimiento

El Empaste Dental

El empaste dental se realiza mediante la técnica de la obturación. Es una de las técnicas más conocidas. Consiste en limpiar la cavidad creada por la caries y rellenarla de alguno de los materiales adecuados. De este modo, se conserva la anatomía dental ayudando a mantener la estética y la funcionalidad del diente. Un buen empaste asegura una buena masticación.

 

Empaste Dental

Empaste Dental

 

El objetivo del empaste dental es reparar un diente cariado. Los odontólogos utilizan también el término “obturar” para referirse a empastar. Básicamente se limpia la cavidad dejada en el diente por una caries y después se rellena con aun material especial. Los motivos para hacer un empaste son tanto de salud como estéticos.

Resumiendo el concepto, el empaste es el resultado de colocar un material restaurador para remodelar un diente con caries que ha sufrido una pérdida parcial de su masa. El empaste no solo se realiza en dientes con caries sino también en piezas que tienen malformaciones debidos a agentes externos, como pueden ser golpes y demás.

Tipos de empaste dental

Entre los más comunes destacan las resinas compuestas, la amalgama de plata, los ionómeros de vidrio, los compomeros, los cementos.

Los materiales más utilizados para realizar un empaste son las resinas compuestas y sobre todo, la amalgama de plata que está dejando de utilizarse debido a su color negro brillante poco estético. Muchas personas también consideran que este tipo de empastes son tóxicos porque incluyen mercurio. Ninguna de las comunidades dentales del mundo reconoce este hecho.

Pasos para realizar un empaste dental:

1.- Localizar el foco de la caries, usando una sonda dental que explora el diente en busca de fisuras o lesiones. El dentista puede ayudarse del diagnóstico laser y de la radiografía digital.

2.- Una vez localizada la caries se hace una limpieza usando el torno del dentista, instrumento que parece un taladro pequeñito. Si la caries es profunda debe de administrarse anestesia local.

3.- Una vez esté lista la cavidad donde se hará el empaste, se aplica un agente grabador y, tras lavar abundantemente con agua, un adhesivo para que el empaste quede bien sujeto para que no se caiga.

4.- Se  coloca el empaste para rellenar la cavidad dental dejada por la caries. El empaste se aplica en pequeñas capas y se va endureciendo con una lámpara LED.

5.- Una vez que se ha restaurado la pieza dental con el empaste, hay que pulir el empaste y hacer pruebas de mordida para que el diente empastado sea lo más parecido posible a la pieza original.

 

Un diente afectado por la caries que no es tratada a tiempo, puede originar dolor de dientes, dificultades para masticar, problemas en la mandíbula o abscesos que pueden volverse graves. Una porción de diente con caries, tiene bacterias que podrían extenderse y avanzar hacia las otras capas dentales causando un daño irreversible.

Cuidados y mantenimiento

Tras la implantación del empaste, tu dentista te pedirá que no comas nada aproximadamente por una hora. Si tienes sed puedes tomar agua regular después de 30 minutos. Si te han colocado un empaste de color blanco o natural, evita las bebidas de color ya que podrían dejar manchas. La solidez del empaste puede verse comprometida, si se interfiere con el proceso de secado. Para mantener el empaste en buen estado debes de realizar las siguientes acciones:

  • Cepilla tus dientes regularmente con una pasta dental con floruro.
  • Restringe el consumo de azúcar.
  • Sé cuidadoso al masticar alimentos duros.
  • Mantén una buena salud bucal.

 

El tratamiento de empaste suele tardar menos de una hora. Tras esto, el paciente debe esperar 30 minutos antes de comer algún alimento.