Educación Dental

TÉCNICAS DE CEPILLADO
El cepillado de dientes es el primer paso para mantener unos dientes y encías saludables para toda la vida.

El cepillado correcto requiere como mínimo 5 minutos, y es necesario cepillar los dientes después de cada comida.

De los tres cepillados que se deberían hacer durante el día, el más importante y efectivo es el cepillado de antes de ir a dormir, ya que nos mantiene la boca limpia durante muchas horas.

Técnica para un cepillado de dientes correcto:
Es necesario que el cepillo sea nuevo y no tenga las puntas de las cerdas dobladas.
Para cepillar las superficies externas de los dientes, inclinar 45º el cepillo respecto al diente e intentar que las puntas del cepillo se insinúen hacia dentro de la encía.

En esta posición hacer un pequeño movimiento vibratorio y circular. No deben hacerse grandes desplazamientos con el cepillo. De este modo conseguimos eliminar la placa y los restos alimentarios que hay a la superficie del diente, al igual que se consigue limpiar el surco gingival (limite de la encía con el diente).
Estos movimientos del cepillo tienen que realizarse en todas las superficies dentarias (externa, interna y entre medio de los dientes) sin dejarnos ninguna.

Se puede empezar por los dientes superiores y luego pasar a los inferiores. Es muy importante empezar a limpiar el último diente de un lado e ir pasando una por una hasta llegar al último diente del otro lado. Así nos aseguraremos de no dejarnos ningún diente sin cepillar.

Para limpiar las superficies internas de los dientes anteriores es muy útil coger el cepillo verticalmente y hacer movimientos hacia arriba y abajo y movimientos vibratorios. También es necesario realizar un cepillado de la lengua para dejarla bien limpia. Es importantísimo mantener el límite de la encía con el diente muy limpio para evitar la gingivitis y la enfermedad periodontal.

La gingivitis es una inflamación de la encía que hace que tenga un aspecto engrosado y rojizo. La enfermedad periodontal es una infección del surco gingival y de los tejidos que rodean al diente, que se caracteriza por inflamación, enrojecimiento y sangrado de las encias y pérdida del hueso que sujeta al diente.

Técnica para mantener el surco gingival limpio:
Cepillar los dientes y notar la sensación de que las puntas del cepillo entran en el surco gingival. En esta posición realizar pequeños movimientos vibratorios y circulares.

Los puntos gingivales que sangran son los que están infectados y en los que cabe insistir el cepillado hasta que dejen de sangrar. En caso de sangrado gingival utilizar pastas dentales que contengan clorhexidina para eliminar la infección.

Ventajas de un buen cepillado.

Mantenimiento de la higiene bucal.
Se evitan las caries y la pérdida de dientes.
Desaparece el mal gusto y mal aliento de boca.
No sangran las encías.
Es muy económico.

Otras recomendaciones:
Si nunca le han enseñado como cepillarse los dientes correctamente convendría que hiciese una visita al dentista. Nunca se sabe lo mal que uno mismo se cepilla los dientes hasta que le enseñan a cepillárselos correctamente.

Si tiene cálculo dental (sarro) pegado al diente es conveniente realizar una higiente por parte de profesionales, ya que este cálculo dificulta la higiene del surco gingival y de los espacios interdentarios.

Si tiene las encias inflamadas o le sangran es conveniente visitar al dentista para controlar estos puntos y eliminar la enfermedad.