Enjuague Bucal una vez al día previene la caries

Enjuague Bucal una vez al día previene la caries

Un enjuague bucal adecuado, al menos una vez al día, protege frente a la aparición de nuevas caries, así como prevenir enfermedades de las encías y combatir el mal aliento.

Recuerda, que esté método no sustituye al cepillado de dientes, pero puede ayudarnos a mantener nuestra salud bucal sana.

Los enjuagues bucales, se usan para reforzar el esmalte de los dientes frente a la caries,  controlar las bacterias que las producen, y mantener a raya enfermedades propias de las encías.

Algunos de los efectos secundarios molestos que pueden causar los enjuagues bucales, suelen ser cambios en el sabor de los alimentos.

 

 

Enjuague Bucal

Enjuague Bucal

 

 

El Colegio de Dentistas advierte que el cambio de hábitos, bebidas carbonatadas e isotónicas y frutas ácidas contribuyen a erosionar el esmalte dental, con lo cual es recomendable esperar de cinco a diez minutos tras su ingesta para cepillarse los dientes.

No dudes consultar a tu dentista sobre cualquier duda que tengas al respecto de tu educación dental.

 

¿Por qué es importante un enjuague bucal?

El cepillado de dientes diario, es imprescindible para mantener una buena salud bucal, pero no es suficiente. Para complementarlo, es necesario añadir un enjuague bucal diario y adoptar una nueva rutina que ayude a eliminar las bacterias nocivas de nuestra boca.

La lengua, las paredes de la boca, las encías, los espacios entre los dientes y demás sitios donde no llega el cepillo de dientes, es recomendable limpiarlas con enjuague bucal. Ten en cuenta que dichos enjuagues eliminan hasta el 97%* de las bacterias bucales nocivas.

El uso de un enjuague bucal dos veces al día ayuda a mantener unos dientes y unas encías más sanas, incluso en los lugares más difíciles de alcanzar. Además, previene y reduce la placa dental, una de las causas de la aparición de enfermedades de las encías, y refuerza el esmalte de los dientes.

 

Beneficios del enjuague bucal

 

Eliminar los gérmenes que resisten el cepillado

Los gérmenes llegan a cualquier sitio: la lengua, las encías y hasta el paladar. Pueden convertirse en placa. Los dientes representan sólo aproximadamente un 25% de la cavidad bucal, por lo que no importa lo bien que te cepilles. Cepillarse no es suficiente para acabar con todos los gérmenes de la boca.

 

No sólo cepillado

La combinación del cepillado, el hilo dental y el uso de enjuague bucal dos veces al día reducen la placa un impresionante 52% más que solamente el cepillado y el uso del hilo dental.

La formación de la placa empieza inmediatamente tras el cepillado. Los enjuagues bucales tienen amplios efectos antibacterianos contra una variedad de especies de gérmenes, eliminándolos mediante la rotura de las paredes de sus células e inhibiendo su capacidad para multiplicarse.

Uso del enjuague bucal

Hay muchas superficies de la boca donde las bacterias pueden asentarse: en los dientes, pero también en la lengua y las encías. El uso de un enjuague bucal después del cepillado es importante para reducir su proliferación.

Los enjuagues bucales se deben ir incorporando a la rutina diaria como complemento del cepillado. Entre las características más importantes de dichos de uso diario hay que subrayar la importancia de un buen efecto antibacteriano, capaz de eliminar la placa, proteger las encías y de combatir las bacterias que causan la halitosis.

En definitiva, es recomendable el uso de enjuagues bucales pero en un periodo no superior a dos semanas, ya que el uso prolongado puede llevar a efectos secundarios como la coloración en la lengua o en los dientes.