Educación Dental: Mujeres Embarazadas

Educación Dental: Mujeres Embarazadas

¿Existen zonas de nuestra boca que se ven afectadas durante el embarazo?, ¿los cambios hormonales que se producen durante el embarazo pueden producir caries ó gingivitis?. Seguro que todas estas preguntas las habrás oído de mano de mujeres embarazadas. A través de este artículo, vamos a conocer que efectos pueden tener los cambios hormonales en la salud dental de una mujer embarazada.

 

Educación Dental: Mujeres Embarazadas

Educación Dental: Mujeres Embarazadas

 

Durante el embarazo, los dientes y las encías se ven afectados, los cambios hormonales y vasculares que se producen, pueden provocar caries, gingivitis, erosión del esmalte o movilidad dentaria. Para tener una boca sana, la principal prioridad es prevenir la caries y la gingivitis. Todos estos problemas, aparecen a partir del segundo o tercer mes de gestación, y se acentúan y van en aumento hasta el octavo mes, siendo menos severos en el noveno mes de embarazo.

Conocida  como gingivitis gravídica o del embarazo, se caracteriza  por inflamación, sangrado y enrojecimiento de las encías causado por pequeños cúmulos de placa o irritantes como el sarro, el cual, se debe a la especial sensibilidad que produce el aumento de la hormona progesterona.

Si las encías de la paciente embarazada, tienen una buena salud al comienzo del embarazo, hay menos posibilidades de que pueda desarrollar estos problemas. La gingivitis en el periodo de gestación, suele afectar más a las encías que previamente hayan estado enfermas. Si a la paciente con anterioridad le ha ocurrido esto, corre mayor riesgo de desarrollar gingivitis gravídica.

Las nauseas y vómitos  durante los primeros meses de la gestación producen la erosión del esmalte dental en el 2% de las mujeres. Otros problemas derivados, son la sequedad en la boca (xerostomía fisiológica) y la movilidad dentaria son otras patologías que podrían aparecer.

Si no se realiza un tratamiento contra la gingivitis gravídica, se corre el riesgo de que afecte al hueso y que dañe a los demás tejidos circundantes. Durante el embarazo, el organismo produce un gran número de estrógenos y progesterona, y debido a esto, se pueden llegar a desarrollar una mayor cantidad de problemas gingivales. Debido a que los tejidos se encuentran en un estado de hipersensibilidad, cualquier factor irritante puede provocar una fuerte reacción inflamatoria.

Ante esta situación es recomendable ponerse en manos de profesionales especializados, ya que pueden ayudarle a eliminar los factores irritantes, limpiar las superficies de las raíces de los dientes y asegurarse de la eficacia de la higiene diaria oral con cepillado y limpieza interdental. Para esto es aconsejable que visita a su dentista para que le realice una revisión en durante los meses de embarazo.

Si la inflamación gingival se localiza en un nódulo o agrandamiento de la encía  se denomina épulis gravídico o tumor del embarazo. El tumor gravídico no es en ningún caso cancerígeno, ya que se debe a una extrema reacción de la encía ante la presencia de un factor irritante. Dicho tumor no es doloroso, pero puede serlo si el agrandamiento adquiere tal tamaño que afecte a la hora de masticar o si acumula exceso de restos alimenticios. La mayor parte de los épulis gravídicos ceden al tratamiento profesional al eliminar los irritantes locales que los producen. Cualquier tratamiento sobreañadido a la paciente, debe de ser consultado con el dentista y con el ginecólogo.

La gingivitis gravídica como el tumor del embarazo suelen ceder al término de la gestación, pero a pesar de ello no desaparecen por completo de forma espontánea, por lo que necesita tratamiento.

En definitiva, para evitar los principales problemas dentales propios del embarazo, se debe de tener una higiene dental adecuada, esto incluye llevar una dieta equilibrada, así como evitar el tabaco, controlar la diabetes y visitar al dentista, son fundamentales para tener una correcta salud oral durante el periodo de gestación.