Zirconio: Estética y Compatibilidad

Zirconio: Estética y Compatibilidad

Muchos de nosotros hemos oído hablar de las prótesis de Zirconio, pero, ¿realmente sabemos qué tipo de material es el Zirconio?. ¿Qué aplicaciones tiene en cuanto a salud bucal?. En este artículo os aclararemos esta y otras dudas sobre este material tanto novedoso como interesante.

 

Prótesis de Zirconio

Prótesis de Zirconio

 

El zirconio es un material muy novedoso e interesante para las prótesis dentales, ya que posee una alta biocompatibilidad comparado con otras prótesis. Esta afinidad, es la responsable de la resolución de problemas estéticos bucales y dan lugar a una sonrisa natural y atractiva.

Sus propiedades translúcidas son comparables a la de los dientes naturales, su semejanza y compatibilidad es muy elevada y constan de color blanco, lo que les hace los sustitutos ideales de los dientes naturales. Además, la posibilidad de darle forma, su resistencia y alta tenacidad a la fractura son otras de las ventajas de este gran material.

El uso del zirconio, permite a los médicos dentistas, sustituir las aleaciones de metal  y cerámica que hasta hace muy poco tiempo eran el único sistema empleado en este tipo de situaciones dentales. Cabe mencionar que el zirconio es un material que se ha estado utilizando en cosmética dental durante muchos años y es aceptado como el material perfecto para prótesis dentales.

La estética es un punto muy a tener en cuenta a la hora de sustituir un diente natural por una corona de zirconio, ya que al tratarse de un material blanco y translúcido nos permite realizar prótesis de aspecto aún más natural.

Las ventajas del uso del zirconio en odontología son varias, entre las cuales destacan:

  • La biocompatibilidad antes mencionada. El zirconio es el material ideal para la sustitución de los dientes debido a la afinidad con los propios dientes naturales y encías.
  • El factor estético es muy importante. Ya que se trata de un material bastante semejante a los dientes naturales.
  • La resistencia de este material es extrema, lo que unido a los factores anteriores lo hace el candidato perfecto para la sustitución de cualquier diente.

 

Los implantes dentales de zirconio, van ligados a una tecnología, la cual permite la creación de prótesis de zirconio escaneadas y procesadas por ordenador. Estamos hablando de la tecnología CADCAM. El zirconio reemplaza a las coronas de metal antiguas creando una apariencia más natural.

Hoy en día, la tecnología CADCAM junto con el zirconio permiten a los dentistas ofrecer prótesis dentales fabricadas mediante un proceso muy preciso, estandarizado y ajustándose a las necesidades individuales de cada paciente.

La tecnología CADCAM consta de varios procesos, en primer lugar se realiza una exploración del diente o del implante. Tras esto, se realiza un diseño por ordenador de la prótesis en cuestión, usando tecnología en tres dimensiones, esto le ofrece al dentista conocer los puntos de inserción. Una vez que el diseño esté preparado, gracias al modelado posterior, el dentista puede obtener una gran cantidad de información sobre la futura prótesis.

En los procesos de fabricación de prótesis dentales mediante la técnica CADCAM, contamos con las siguientes ventajas, las cerámicas a utilizar son altamente traslúcidas, lo que beneficia la estética dental. A su vez, la precisión en el ajuste de los dientes es muy elevada, con lo que el rendimiento a largo plazo está asegurado.

Hay que tener en cuenta a la hora de hablar de prótesis de zirconio, una serie de ventajas, por ejemplo, las prótesis de zirconio no son conductores de electricidad ni tampoco del calor. Las coronas de zirconio, son más fuertes en comparación con otros metales dentales. Otro aspecto importante es que si se produce una alergia a dichos metales se puede tratar, mejorando así la experiencia del paciente.

La nutrición y la salud bucodental

La nutrición y la salud bucodental

La nutrición es un aspecto muy importante a tener en cuenta a la hora de cuidar nuestra salud bucodental. A través de la energía de los alimentos que ingerimos, nuestro cuerpo forma y renueva estructuras corporales y regula las numerosas reacciones que se producen en nuestro organismo.

 

La nutrición y la salud bucodental

La nutrición y la salud bucodental

 

En lo que respecta a la salud bucal, la nutrición juega un papel importante, ya que los hábitos alimenticios que tengamos, marcaran la salud de nuestra boca. Una buena alimentación desde edades tempranas, nos evitará muchas complicaciones en el futuro al igual que prevenir problemas de salud.

Los alimentos que ingerimos y la frecuencia con la que comemos afectan al estado general de nuestros dientes y encías. Si por ejemplo, consumimos muchos azúcares en nuestra dieta ó aperitivos poco nutritivos, corremos el riesgo de sufrir caries dental, la cual es la causa más común de las visitas de los niños al dentista. Recordamos de anteriores post que la caries se produce cuando las bacterias entran en contacto con el azúcar en la boca y causan los ácidos que atacan los dientes durante 20 minutos o más.

Existen alimentos cuyas propiedades, pueden fortalecer la inmunidad y mejorar la capacidad del organismo para combatir las bacterias y la inflamación, lo cual puede proteger los dientes y las encías. Si la dieta que normalmente seguimos carece de ciertos nutrientes, puede ser más difícil que los tejidos de la boca resistan una infección. Esto puede contribuir a la enfermedad de las encías. Un caso grave de la enfermedad de las encías es una de las principales causas de pérdida dental en adultos. La enfermedad avanza de forma más rápida y es potencialmente más grave en personas con una mala alimentación.

Los alimentos ricos en calcio y vitamina D, como la leche y otros productos lácteos, ayudan a tener unos huesos y dientes sanos. Por ejemplo el queso, emite una gran cantidad de calcio que se adhiere a los dientes, protegiéndolos contra el ácido que causan las caries.

No sólo es importante el qué comer, sino también cuándo comer, ya que los alimentos que se consumen en el marco de una comida resultan menos nocivos porque mientras comemos, se libera más saliva y esta, ayuda a eliminar los alimentos de la boca y contribuye a reducir los efectos de los ácidos que causan la caries. Mientras tanto, si solemos tomar aperitivos a modo de tentempié fuera de las comidas, al haber segregado menos saliva, por lo tanto hay menos disolución de los ácidos con lo cual hay un alto riesgo de caries.

El número de comidas al día también es importante, ya que se aconseja realizar al día 5 comidas, desayuno, almuerzo, merienda y cena. Los alimentos que se consumen como parte de una comida causan menos daño a los dientes, porque se libera más saliva durante una comida, ya que como hemos mencionado antes, la saliva ayuda a lavar los ácidos que desprenden los alimentos que pueden dañar los dientes y causar caries.

Otro de los factores a tener en cuenta es la erosión dental, que es la pérdida del tejido dental duro provocada por el debilitamiento del esmalte dental, causado por el ácido de muchos alimentos y bebidas.

Es recomendable lavarse los dientes como mínimo dos veces al día, una al levantarnos, antes de desayunar, y otra por la noche antes de irnos a dormir. Aunque el proceso de cepillarse los dientes, al no causar daño ni erosión en el esmalte, podemos realizarlo tras cada comida.

En definitiva, una buena alimentación nos ayuda a mejorar nuestra salud bucal. Siguiendo una buena dieta y teniendo al día las revisiones en nuestra clínica dental gozaremos de una buena salud bucal.

Educación Dental: Mujeres Embarazadas

Educación Dental: Mujeres Embarazadas

¿Existen zonas de nuestra boca que se ven afectadas durante el embarazo?, ¿los cambios hormonales que se producen durante el embarazo pueden producir caries ó gingivitis?. Seguro que todas estas preguntas las habrás oído de mano de mujeres embarazadas. A través de este artículo, vamos a conocer que efectos pueden tener los cambios hormonales en la salud dental de una mujer embarazada.

 

Educación Dental: Mujeres Embarazadas

Educación Dental: Mujeres Embarazadas

 

Durante el embarazo, los dientes y las encías se ven afectados, los cambios hormonales y vasculares que se producen, pueden provocar caries, gingivitis, erosión del esmalte o movilidad dentaria. Para tener una boca sana, la principal prioridad es prevenir la caries y la gingivitis. Todos estos problemas, aparecen a partir del segundo o tercer mes de gestación, y se acentúan y van en aumento hasta el octavo mes, siendo menos severos en el noveno mes de embarazo.

Conocida  como gingivitis gravídica o del embarazo, se caracteriza  por inflamación, sangrado y enrojecimiento de las encías causado por pequeños cúmulos de placa o irritantes como el sarro, el cual, se debe a la especial sensibilidad que produce el aumento de la hormona progesterona.

Si las encías de la paciente embarazada, tienen una buena salud al comienzo del embarazo, hay menos posibilidades de que pueda desarrollar estos problemas. La gingivitis en el periodo de gestación, suele afectar más a las encías que previamente hayan estado enfermas. Si a la paciente con anterioridad le ha ocurrido esto, corre mayor riesgo de desarrollar gingivitis gravídica.

Las nauseas y vómitos  durante los primeros meses de la gestación producen la erosión del esmalte dental en el 2% de las mujeres. Otros problemas derivados, son la sequedad en la boca (xerostomía fisiológica) y la movilidad dentaria son otras patologías que podrían aparecer.

Si no se realiza un tratamiento contra la gingivitis gravídica, se corre el riesgo de que afecte al hueso y que dañe a los demás tejidos circundantes. Durante el embarazo, el organismo produce un gran número de estrógenos y progesterona, y debido a esto, se pueden llegar a desarrollar una mayor cantidad de problemas gingivales. Debido a que los tejidos se encuentran en un estado de hipersensibilidad, cualquier factor irritante puede provocar una fuerte reacción inflamatoria.

Ante esta situación es recomendable ponerse en manos de profesionales especializados, ya que pueden ayudarle a eliminar los factores irritantes, limpiar las superficies de las raíces de los dientes y asegurarse de la eficacia de la higiene diaria oral con cepillado y limpieza interdental. Para esto es aconsejable que visita a su dentista para que le realice una revisión en durante los meses de embarazo.

Si la inflamación gingival se localiza en un nódulo o agrandamiento de la encía  se denomina épulis gravídico o tumor del embarazo. El tumor gravídico no es en ningún caso cancerígeno, ya que se debe a una extrema reacción de la encía ante la presencia de un factor irritante. Dicho tumor no es doloroso, pero puede serlo si el agrandamiento adquiere tal tamaño que afecte a la hora de masticar o si acumula exceso de restos alimenticios. La mayor parte de los épulis gravídicos ceden al tratamiento profesional al eliminar los irritantes locales que los producen. Cualquier tratamiento sobreañadido a la paciente, debe de ser consultado con el dentista y con el ginecólogo.

La gingivitis gravídica como el tumor del embarazo suelen ceder al término de la gestación, pero a pesar de ello no desaparecen por completo de forma espontánea, por lo que necesita tratamiento.

En definitiva, para evitar los principales problemas dentales propios del embarazo, se debe de tener una higiene dental adecuada, esto incluye llevar una dieta equilibrada, así como evitar el tabaco, controlar la diabetes y visitar al dentista, son fundamentales para tener una correcta salud oral durante el periodo de gestación.

El Tratamiento del Implante Dental

El Tratamiento del Implante Dental

Los implantes dentales son una de las mejores formas de tratamiento para reemplazar los dientes perdidos, en lugar de utilizar prótesis removibles o usar los dientes adyacentes como soporte, tal y como sucede con el uso de los puentes. En este artículo, vamos a sumergirnos en el mundo de los implantes dentales y veremos concretamente qué son, para qué sirven, y demás dudas posibles.

 

Implantes dentales

Implantes dentales

 

Los implantes dentales son raíces artificiales, creados para sustituir dientes ausentes o perdidos por cualquier causa, capaces de integrarse hasta el punto de convivir de forma sana y totalmente natural con el resto de los tejidos de la boca. Pueden estar fabricados de titanio puro ó en casos de zirconio. El objetivo del implante es hacer de “raíz” de la prótesis dental para que dicha prótesis quede perfectamente sujeta.

Como hemos mencionado anteriormente, los implantes dentales están fabricados en su mayoría por titanio quirúrgico, el cual se ha demostrado que es biocompatible, estable y tiene capacidad para integrarse con el hueso. Se trata de un metal que no ha demostrado toxicidad ni irritaciones en los tejidos cercanos.

El implante, se sujeta al hueso mediante un proceso llamado Osteointegración, en el cual, el propio organismo, establece una relación entre el hueso y la superficie del implante. Dicho proceso es muy estable y el paciente puede disfrutar de su implante durante años.

La función de un implante dental es reemplazar un diente perdido sin necesidad de utilizar dientes adyacentes, consiguiendo así una estética y una funcionalidad de la dentadura precisa.

Si la carencia de dientes es considerable, se puede utilizar lo que se denomina “puente”. Se trata de una prótesis que puede ir sujeta a los dientes que rodean esta carencia.

La mayoría de los pacientes, al hablar de implantes dentales, tienen la idea inicial de que este tratamiento es muy molesto, pero es todo lo contrario, el procedimiento quirúrgico, habitualmente, se realiza con una molestia mínima ó casi nula. La gran mayoría de las intervenciones, se realiza con anestesia local, simplemente el paciente percibe sensaciones de presión en la zona.

El tratamiento debe de estar bien planificado y detallado en varias visitas al dentista, estas visitas tienen varios objetivos, elegir con el paciente la época ideal para iniciar el tratamiento, ya que se puede alterar el ritmo de vida del paciente hasta que finalice el tratamiento. También se llevará a cabo la valoración del estado de salud bucal, para conocer posibles riesgos de la cirugía. Y por último, recuperar la salud bucal.

Una de las cuestiones más comunes que los pacientes preguntan, es si se pueden colocar los implantes dentales tras retirar los dientes afectados, si la naturaleza de quitar esos dientes, es una infección, el paciente deberá esperar un tiempo prudencial para que el lecho óseo del diente vuelva a la normalidad, este tiempo de espera variará según el paciente.

¿Existen problemas derivados del tratamiento?, generalmente, el 90% de los implantes colocados funcionan perfectamente tras 15 años. Los problemas que puede causar un tratamiento de implante dental, se da en la etapa inicial de dicho tratamiento, debido a que el implante no se integra correctamente, esto ocurre cuando las condiciones de salud de la boca del paciente no son buenas.

Las similitudes de un implante dental con el diente natural son bastantes. Muchas personas afirman que, los implantes dentales, les otorgan una mayor sujeción, seguridad y firmeza que un diente natural, estas cualidades son muy importantes a la hora de que el paciente se encuentre seguro al masticar.

Otra cualidad muy importante de un implante dental es la sujeción. Una vez que el implante esté colocado, no se puede quitar, se necesitaría una intervención quirúrgica llevada a cabo por un profesional para retirar el implante.

En definitiva, los implantes dentales están considerados una forma efectiva para reemplazar los dientes que se han perdido. Cada día se incrementa el número de personas que los utilizan, la razón es muy simple y es que los implantes dentales funcionan.

Mejora tu sonrisa gracias a la ortodoncia

Mejora tu sonrisa gracias a la ortodoncia

Cada vez son más las personas que se preocupan por su salud bucal, pero además de esto, también se está incrementando el porcentaje de personas que quieren tener unos dientes sanos y bien colocados. Es aquí donde entra en juego la ortodoncia dental.

 

Ortodoncia Estética

Ortodoncia Estética

 

La ortodoncia, es el área de la odontología que estudia, diagnostica y trata los problemas dentales relacionados con la posición, función… la parte más conocida es que trata de mover los dientes para ubicarlos en su sitio correcto, el que debían tener por naturaleza, también trata alteraciones de la mandíbula. El tratamiento es necesario, ya que mejora la salud bucodental y logra una armonía entre los dientes y la cara, lo que nos lleva a una sonrisa que realza la autoestima. Además del aliciente emotivo que conlleva una sonrisa bonita, la ortodoncia tiene otros fines más que estéticos, es decir, unos dientes bien alineados, facilitan mucho el cepillado, uso de hilo dental y reducción del nivel de caries y demás problemas dentales.

La corrección de los dientes mal ubicados, se lleva a cabo a través de unos aparatos dentales que suelen ser fijos ó removibles. Hoy en día se disponen de técnicas muy avanzadas que hacen que el uso de estos aparatos sea muy difícil de detectar.

En lo que se refiere a la edad, no hay límite de edad para realizar un tratamiento de ortodoncia, se pueden llevar aparatos de ortodoncia desde la edad infantil a la edad adulta.

Dependiendo de la gravedad de la situación, un tratamiento suele durar, en los casos más sencillos, de 6 a 8 meses frente a los casos más graves en los que el tratamiento puede llegar a durar 24 meses.

Existen varios cambios que se llevan a cabo cuando una persona se somete a una ortodoncia, como ya hemos comentado, la sonrisa en armonía con la cara, se obtiene una sonrisa mucho más natural e impactante, ya que la longitud, el ancho y el espesor de los dientes influye mucho en la estética. Hay que tener en cuenta que sonrisas bonitas, no significan sonrisas excesivamente blancas, una tonalidad excesivamente blanca en los dientes, da una sensación demasiado artificial y llega a ser antiestético.

La sonrisa de cada paciente es única, en Dentalbite, el objetivo es que sea natural y armónica.

El tratamiento de ortodoncia, se puede realizar de dos maneras:

La técnica fija mediante aparatología fija, compuesta de elementos adheridos a los dientes, bandas y brackets, a los que se ancla firmemente unos finos arcos elásticos de aleación metálica mediante el uso de un conjunto de ligaduras.

La técnica de removibles, que permiten ser retirados de la boca por parte del paciente. Ello le permite quitárselos durante la higiene oral y en las comidas. Se utilizan sobre todo como tratamiento en dentición temporal, en la edad temprana o infantil, donde determinados problemas diagnosticados a tiempo pueden llegar a corregirse, hasta tal grado que el tratamiento en la dentición permanente sea muy específico o incluso innecesario.

En muchas ocasiones los pacientes precisan de ambas técnicas para la resolución de sus problemas dentales.

 

En cuanto a la limpieza de los aparatos de tratamiento dental, es muy importante que los pacientes tengan plena consciencia de ello. Aquellos pacientes que estén usando un tipo de aparato fijo, son aquellos que tienen que ser más minuciosos con su limpieza bucal, ya que tras una limpieza poco profunda o insatisfactoria, pueden quedarse restos de comida entre los huecos del aparato, y esto ocasionar problemas como caries y demás problemas de encías.

Además de la limpieza, los portadores de un aparato de ortodoncia deben seguir las siguientes directrices para mantener el aparato en buen estado: evitar comer alimentos duros, así como nueces, almendras y demás. Evitar los alimentos pegajosos, tales como chicles, caramelos, turrones, etcétera. Cortar en trozos pequeños los alimentos con cuchillo y no con los dientes.

¿Qué tipo de pasta y cepillo de dientes debo usar?

¿Qué tipo de pasta y cepillo de dientes debo usar?

Ante la amplia oferta de dentífricos y cepillos que tenemos a nuestro alcance, elegir con acierto cuál meter en nuestra cesta de la compra exige su tiempo. A continuación presentamos una breve guía, sobre los tipos de dentífricos y cepillos que se  adaptan mejor a nuestras necesidades.

 

¿Que tipo de dentífrico y cepillo debo usar?

¿Que tipo de dentífrico y cepillo debo usar?

 

¿Qué tipo de pasta de dientes debo usar?

Hay que tener en cuenta diversos factores:

La textura: el cepillado es la parte más importante de la higiene dental, independientemente de la sustancia que se emplee. Si lo comparamos con barrer el suelo, lo importante es el tipo de cerdas de la escoba y la técnica que empleemos.

Según la textura, los dentífricos se pueden clasificar en: fluidos, crema o gel y con partículas.

  • Fluidos: recomendados para ortodoncias. Llegan con una mayor facilidad a las zonas complicadas a las que los cepillos alcanzan con dificultad, como el espacio que existe entre diente y metal.
  • Crema o gel: Son las más comunes. Casi tres cuartas partes de la población prefiere la clásica pasta.
  • Con partículas: Para la limpieza en profundidad. Son esferas limpiadoras y abrasivas que limpian mejor y pulen el esmalte. En algunos casos llevan flúor y sustancias que reducen la acidez, mejorando la remineralización para aumentar la dureza y el brillo.

Ingredientes específicos: aunque estos productos son efectivos, el tiempo de cepillado es tan breve que se hace imprescindible completar la higiene y tratamiento con un enjuague bucal. Así pues tenemos:

  • Caries: Fluoruro de estaño o sodio, reduce la acidez de la placa bacteriana y de la saliva, evitando la desmineralización del esmalte. También, rellenan cavidades por depósito.
  • Sensibilidad: Nitrato de potasio, despolariza el nervio, protegiéndolo de la descarga que provoca el dolor.
  • Gingivitis: Triclosán, es un antibacteriano no recomendado en menores de seis años.
  • Sarro: Hexametafosfato de sodio, combate las manchas y el sarro, impidiendo que se adhieran partículas a la dentina. Sílice, bicarbonato sódico, alúmina y fosfato cálcico pulen las áreas coloreadas.
  • Tono: Peróxido de carbamida, las pastas y enjuagues blanqueadores no profesionales no pueden tener más de un 1 % de este ingrediente, por lo que el efecto es mucho más suave.

Una vez expuestas las diferentes tipos de pastas de dientes, vamos a explicar el tipo de cepillo, indispensable para la limpieza bucal.

Cómo elegir un cepillo de dientes:

Además del color, los cepillos de dientes poseen otras cualidades y características:

Firmeza de las cerdas: los cepillos suaves son recomendados por los dentistas para el uso diario. A menos que su dentista le aconseje lo contrario, busque un cepillo con la etiqueta que indique “suave” en el paquete.

Forma de las cerdas: los extremos de las cerdas pueden ser puntiagudos o redondeados. Este es un pequeño detalle que puede marcar una enorme diferencia. Es menos probable que las cerdas redondeadas dañen el delicado tejido de la encía.

Superficie de las cerdas: la forma de la cara de las cerdas que hace contacto con los dientes cambia el efecto. Los cepillos planos y con multinivel son los mejores para obtener una limpieza completa de nuestra boca.

Diseño del mango: elija lo que sea más cómodo para usted. Todos los mangos parecen ser igualmente efectivos cuando se utilizan correctamente. Los cepillos con mangos grandes a menudo son más fáciles de agarrar para los niños.

Forma y tamaño de la cabeza: los cepillos de dientes vienen de todas las formas y todos los tamaños. Elija la forma que sea más cómoda para su boca. Si tiene una boca pequeña, elija un cepillo compacto.

Cepillos de dientes eléctricos: los cepillos de dientes eléctricos son igual de efectivos que los manuales cuando utiliza las técnicas de cepillado adecuadas. Los cepillos eléctricos pueden ser una excelente opción para las personas que tienen problemas para llegar a las esquinas de su boca y para las que tienen problemas para cepillarse durante los dos minutos recomendados.

Los cepillos de dientes tienen una vida útil de tres meses, pero siempre que las cerdas comiencen a doblarse hacia afuera, es momento indicado para sustituirlo por otro nuevo.

El Empaste Dental: técnicas, cuidados, mantenimiento

El Empaste Dental

El empaste dental se realiza mediante la técnica de la obturación. Es una de las técnicas más conocidas. Consiste en limpiar la cavidad creada por la caries y rellenarla de alguno de los materiales adecuados. De este modo, se conserva la anatomía dental ayudando a mantener la estética y la funcionalidad del diente. Un buen empaste asegura una buena masticación.

 

Empaste Dental

Empaste Dental

 

El objetivo del empaste dental es reparar un diente cariado. Los odontólogos utilizan también el término “obturar” para referirse a empastar. Básicamente se limpia la cavidad dejada en el diente por una caries y después se rellena con aun material especial. Los motivos para hacer un empaste son tanto de salud como estéticos.

Resumiendo el concepto, el empaste es el resultado de colocar un material restaurador para remodelar un diente con caries que ha sufrido una pérdida parcial de su masa. El empaste no solo se realiza en dientes con caries sino también en piezas que tienen malformaciones debidos a agentes externos, como pueden ser golpes y demás.

Tipos de empaste dental

Entre los más comunes destacan las resinas compuestas, la amalgama de plata, los ionómeros de vidrio, los compomeros, los cementos.

Los materiales más utilizados para realizar un empaste son las resinas compuestas y sobre todo, la amalgama de plata que está dejando de utilizarse debido a su color negro brillante poco estético. Muchas personas también consideran que este tipo de empastes son tóxicos porque incluyen mercurio. Ninguna de las comunidades dentales del mundo reconoce este hecho.

Pasos para realizar un empaste dental:

1.- Localizar el foco de la caries, usando una sonda dental que explora el diente en busca de fisuras o lesiones. El dentista puede ayudarse del diagnóstico laser y de la radiografía digital.

2.- Una vez localizada la caries se hace una limpieza usando el torno del dentista, instrumento que parece un taladro pequeñito. Si la caries es profunda debe de administrarse anestesia local.

3.- Una vez esté lista la cavidad donde se hará el empaste, se aplica un agente grabador y, tras lavar abundantemente con agua, un adhesivo para que el empaste quede bien sujeto para que no se caiga.

4.- Se  coloca el empaste para rellenar la cavidad dental dejada por la caries. El empaste se aplica en pequeñas capas y se va endureciendo con una lámpara LED.

5.- Una vez que se ha restaurado la pieza dental con el empaste, hay que pulir el empaste y hacer pruebas de mordida para que el diente empastado sea lo más parecido posible a la pieza original.

 

Un diente afectado por la caries que no es tratada a tiempo, puede originar dolor de dientes, dificultades para masticar, problemas en la mandíbula o abscesos que pueden volverse graves. Una porción de diente con caries, tiene bacterias que podrían extenderse y avanzar hacia las otras capas dentales causando un daño irreversible.

Cuidados y mantenimiento

Tras la implantación del empaste, tu dentista te pedirá que no comas nada aproximadamente por una hora. Si tienes sed puedes tomar agua regular después de 30 minutos. Si te han colocado un empaste de color blanco o natural, evita las bebidas de color ya que podrían dejar manchas. La solidez del empaste puede verse comprometida, si se interfiere con el proceso de secado. Para mantener el empaste en buen estado debes de realizar las siguientes acciones:

  • Cepilla tus dientes regularmente con una pasta dental con floruro.
  • Restringe el consumo de azúcar.
  • Sé cuidadoso al masticar alimentos duros.
  • Mantén una buena salud bucal.

 

El tratamiento de empaste suele tardar menos de una hora. Tras esto, el paciente debe esperar 30 minutos antes de comer algún alimento.

La Ortodoncia en niños

La ortodoncia en niños

La ortodoncia es la especialidad de la odontología que se encarga de la corrección de las mal oclusiones dentales, es decir, la especialidad que corrige los huesos y los dientes que están mal colocados, haciendo que los dientes se queden más alineados y bonitos.

La ortodoncia en niños

La ortodoncia en niños

Sus resultados son más efectivos durante la etapa infantil, ya que durante el desarrollo es más fácil corregir los defectos óseos para lucir en la etapa adulta unos bonitos dientes alineados.

La ortodoncia en niños tiene muchas más posibilidades terapéuticas que en otras edades, ello es debido a que durante la infancia concurren una serie de circunstancias muy favorables.

Los huesos de la cara del niño están todavía en desarrollo y aún es posible actuar sobre ellos mediante ortodoncia para conseguir unas proporciones faciales armónicas. Una vez pasada la infancia sólo la cirugía ortognática podrá modificar las estructuras óseas de la cara.

¿Cuándo debemos llevar a los niños a un especialista en ortodoncia?
Sería aconsejable se realizara alrededor de los 7-8 años, ya que es el momento en que ha erupcionado el grupo de incisivos superiores e inferiores definitivos, y el crecimiento óseo es importante, cosa que nos permite diagnosticar si hay algún problema susceptible de corregirlo.

Si el recambio dental y la oclusión son correctos iremos haciendo revisiones anuales para controlar la correcta erupción dental. Igualmente es aconsejable llevar al niño al odontopediatra a partir de los 3 años. Y será éste quien avise a los padres si es necesaria una visita al ortodoncista antes de lo habitual, debido a la presencia de algún problema de mal oclusión esquelética.

¿Qué tipo de aparatos existen actualmente?
A rasgos generales existen 2 tipos de aparatos, removibles y fijos:

Removibles (de quitar y poner). Son aparatos de acrílico, que por medio de unos ganchitos metálicos se aguantan en los molares. Corrigen defectos óseos aprovechando el crecimiento. Estos aparatos no son útiles en adultos. Su uso condiciona los resultados del tratamiento. Cuantas más horas se lleva puesto, más rápida será la corrección. Es preciso llevarlo puesto toda la noche y unas 4-6 horas durante el día.

Fijos. Son aparatos que van cementados a cada diente; pero también hay otro tipo de aparatos fijos complementarios no necesarios en todos los casos. Con los brackets controlamos la posición exacta de cada diente, lo que nos sirve para conseguir una oclusión perfecta.

¿Cuánto puede costar un tratamiento?
Suele costar unos 1.500 euros y uno de ortodoncia fija unos 2.800 euros. Muchas veces, hacer el tratamiento previo de ortodoncia removible, nos puede evitar la necesidad de aparatos fijos.

¿A partir de qué edad el niño podrá utilizar aparatos para los dientes?
Se puede iniciar hacia los 7 años. Los niños a esta edad son conscientes de su utilidad y podemos recurrir a su colaboración. El tratamiento con aparatos fijos se aplaza hasta el recambio de todos los dientes temporales y la correspondiente erupción de los definitivos porque se encargan de posicionar correctamente cada uno de los dientes para conseguir una oclusión perfecta.

¿Qué cuidados debe tener un niño que ya usa aparato?
Se deben extremar las medidas de higiene, principalmente, en aparatos fijos ya que la retención de restos de comida y placa es mucho mayor, por eso se aconseja el cepillado siempre después de comer. Con los aparatos removibles aconsejamos cepillado antes de colocarlo y cuando lo retiramos.

Los tres enemigos de la ortodoncia infantil

Chupar el pulgar es un hábito muy frecuente en el niño, pero si persiste más allá de los seis o siete años de edad provoca una alteración de la oclusión dental denominada mordida abierta.

La interposición lingual es un hábito que consiste en proyectar la lengua entre los dientes en el momento de la deglución, esta fuerza va a separar los dientes provocando mordida abierta.

La respiración oral es un problema que los padres deben conocer y detectar en sus hijos porque puede afectar incluso a su rendimiento escolar. El niño con respiración oral se ve obligado a respirar por la boca debido a una obstrucción nasal crónica. En la esfera odontológica, la respiración oral va a impedir que el maxilar superior se desarrolle con normalidad alterando la armonía facial y generando problemas de mala oclusión dental.

Enjuague Bucal una vez al día previene la caries

Enjuague Bucal una vez al día previene la caries

Un enjuague bucal adecuado, al menos una vez al día, protege frente a la aparición de nuevas caries, así como prevenir enfermedades de las encías y combatir el mal aliento.

Recuerda, que esté método no sustituye al cepillado de dientes, pero puede ayudarnos a mantener nuestra salud bucal sana.

Los enjuagues bucales, se usan para reforzar el esmalte de los dientes frente a la caries,  controlar las bacterias que las producen, y mantener a raya enfermedades propias de las encías.

Algunos de los efectos secundarios molestos que pueden causar los enjuagues bucales, suelen ser cambios en el sabor de los alimentos.

 

 

Enjuague Bucal

Enjuague Bucal

 

 

El Colegio de Dentistas advierte que el cambio de hábitos, bebidas carbonatadas e isotónicas y frutas ácidas contribuyen a erosionar el esmalte dental, con lo cual es recomendable esperar de cinco a diez minutos tras su ingesta para cepillarse los dientes.

No dudes consultar a tu dentista sobre cualquier duda que tengas al respecto de tu educación dental.

 

¿Por qué es importante un enjuague bucal?

El cepillado de dientes diario, es imprescindible para mantener una buena salud bucal, pero no es suficiente. Para complementarlo, es necesario añadir un enjuague bucal diario y adoptar una nueva rutina que ayude a eliminar las bacterias nocivas de nuestra boca.

La lengua, las paredes de la boca, las encías, los espacios entre los dientes y demás sitios donde no llega el cepillo de dientes, es recomendable limpiarlas con enjuague bucal. Ten en cuenta que dichos enjuagues eliminan hasta el 97%* de las bacterias bucales nocivas.

El uso de un enjuague bucal dos veces al día ayuda a mantener unos dientes y unas encías más sanas, incluso en los lugares más difíciles de alcanzar. Además, previene y reduce la placa dental, una de las causas de la aparición de enfermedades de las encías, y refuerza el esmalte de los dientes.

 

Beneficios del enjuague bucal

 

Eliminar los gérmenes que resisten el cepillado

Los gérmenes llegan a cualquier sitio: la lengua, las encías y hasta el paladar. Pueden convertirse en placa. Los dientes representan sólo aproximadamente un 25% de la cavidad bucal, por lo que no importa lo bien que te cepilles. Cepillarse no es suficiente para acabar con todos los gérmenes de la boca.

 

No sólo cepillado

La combinación del cepillado, el hilo dental y el uso de enjuague bucal dos veces al día reducen la placa un impresionante 52% más que solamente el cepillado y el uso del hilo dental.

La formación de la placa empieza inmediatamente tras el cepillado. Los enjuagues bucales tienen amplios efectos antibacterianos contra una variedad de especies de gérmenes, eliminándolos mediante la rotura de las paredes de sus células e inhibiendo su capacidad para multiplicarse.

Uso del enjuague bucal

Hay muchas superficies de la boca donde las bacterias pueden asentarse: en los dientes, pero también en la lengua y las encías. El uso de un enjuague bucal después del cepillado es importante para reducir su proliferación.

Los enjuagues bucales se deben ir incorporando a la rutina diaria como complemento del cepillado. Entre las características más importantes de dichos de uso diario hay que subrayar la importancia de un buen efecto antibacteriano, capaz de eliminar la placa, proteger las encías y de combatir las bacterias que causan la halitosis.

En definitiva, es recomendable el uso de enjuagues bucales pero en un periodo no superior a dos semanas, ya que el uso prolongado puede llevar a efectos secundarios como la coloración en la lengua o en los dientes.

Entrevista a nuestro dentista Juan Francisco Piqueras

 Entrevista a nuestro dentista Juan Francisco Piqueras

Aquí os dejamos la entrevista realizada a nuestro dentista Juan Francisco Piqueras del Hospital de Molina por los amigos de Salud21

La clínica dental del Hospital de Molina se caracteriza por su afán de superación. Por eso ha conseguido formar un equipo de profesionales que se está especializando en las últimas y más novedosas técnicas odontológicas.

La pretensión de estos profesionales es ofrecer un servicio al paciente de forma personalidad, muy cercana, para que se sienta como en su casa durante su visita, y encuentre la solución más adecuada a su problema de salud bucodental.

Juan  Francisco  Piqueras Gómez es el dentista que dirige la clínica (nº de colegiado 877), y afirma que una de las pretensiones de su centro es “el tratamiento de la enfermedad periodontal y la rehabilitación de pacientes desdentados, parciales o totales,  con implantes”.

El especialista indica que los problemas que afectan a la encía pueden ser fundamentalmente de dos tipos: gingivitis, definida como inflamación de la encía sin pérdida de soporte del diente, y periodontitis o piorrea, que es una inflamación con infección de la encía, pero que, en este caso, provoca pérdida de hueso y de los elementos de soporte del diente.

Por todo ello, Juan Francisco Piqueras subraya que “en la clínica tratamos todo tipo de implantes, además de blanqueamiento dental, estética dental, odontología conservadora y restauradora, odontología preventiva, odontopediatría; ortodoncia infantil y de adultos y periodoncia”.

Antes de un tratamiento adecuado hay que recurrir a un buen diagnóstico. En este sentido, Juan Francisco Piqueras resalta que “el diagnóstico debe ser lo más preciso posible, tanto en el ámbito de la periodoncia como en implantología dental para, más tarde, aplicar un tratamiento individualizado a cada paciente. En periodoncia utilizamos métodos de diagnóstico microbiológicos para determinar los agentes responsables de las enfermedades; radiológicos para obtener confirmación respecto a la pérdida de hueso en los dientes afectados; y clínicos, para determinar el grado de afectación de la enfermedad”.

Añade el dentista  que “de esta manera podemos aportar un tratamiento antiinflamatorio y antiinfeccioso adecuado, así como una solución quirúrgica si fuera necesaria”.

Subraya también que “en implantes utilizamos sistemas tomográficos y software especializados con los que podemos conocer exactamente la anatomía y características del hueso donde se va a colocar el implante. Así estamos seguros de planificar mejor cada caso, colocar los implantes en el lugar más adecuado y realizar una rehabilitación protésica lo más estética y funcional posible”.

 

Elección de tratamiento

 

La rapidez y la elección del tratamiento más eficaz y menos molesto para el paciente es otra de las inquietudes del equipo que dirige el doctor Piqueras. “Nuestra especialización y experiencia permiten a nuestros pacientes recibir tratamientos muy seguros y poco invasivos, conservando la mayoría de sus dientes. Si esto no es posible, podemos realizar procedimientos de restauración inmediata en implantología, con la extracción del diente y la colocación del implante y la prótesis provisional en un solo día”, afirma.

 

En otro orden de cosas  y para que la crisis no sea un inconveniente para tratarse la boca, la clínica dental del Hospital de Molina ofrece varias posibilidades de pago con la finalidad de que el paciente elija la que se adapte a sus necesidades.