Cuidado dental

Cuidado dental

El cuidado dental es muy importante para prevenir enfermedades dentales causadas por la placa, la cual es una combinación de bacterias y de restos de alimentos. Como ya vimos en post anteriores, las enfermedades más comunes son la caries dental y demás enfermedades relacionadas con las encías. La mayoría de estas enfermedades se previenen con una buena salud dental, la cual debemos cuidar cepillándonos nos dientes después de cada comida ya que la placa tarda unos 20 minutos en acumularse.

 

Cuidado Dental

Cuidado Dental

 

Si los dientes no se limpian bien cada día, la placa llevará a la formación de caries dental. Con el tiempo, la placa se endurece hasta formar sarro. La placa y el sarro son los responsables de que aparezcan los siguientes problemas:

Caries dental: La caries es un trastorno muy común. Se trata de agujeros que se forman en los dientes y que dañan su estructura como consecuencia de la desmineralización provocada por los ácidos que genera la placa bacteriana.

Gingivitis: Se trata de la inflamación e infección que destruyen los tejidos de soporte de los dientes. Esto no solo afecta a las encías, sino también a otras partes, como a los ligamentos periodontales y los alvéolos dentales.

Periodontitis: Es una infección e inflamación de los ligamentos y huesos que hacen de soporte para los dientes. La causa principal de periodontitis es dejar que la gingivitis avance sin poner tratamiento de por medio para su freno.

Halitosis: Nos referimos a halitosis al mal aliento que se despide por la boca. Normalmente la halitosis está relacionada con una mala salud bucal, ya que el mal aliento se debe a que las bacterias, segregan compuestos de azufre, y esto provoca el mal olor.

Estos son los problemas más comunes de una mala higiene dental. Para combatir estas enfermedades, se han de seguir una serie de rutinas e indicaciones, por ejemplo, cepillarse los dientes como mínimo dos veces al día. Una después de la comida y otra antes de irnos a la cama.

Los dentistas, recomendamos el uso de hilo dental para obtener una limpieza óptima de nuestra boca, ya que el hilo dental, consigue alcanzar zonas que son inaccesibles por el cepillo.

Es recomendable acudir al dentista para un examen y una limpieza rutinaria por lo menos una vez cada seis meses, así tendremos una boca saludable y podremos prevenir otro tipo de enfermedades como por ejemplo la caries dental.

En el caso de que usted lleve prótesis dentales, debe de mantenerlas siempre lo más limpias posibles, ya que pueden quedar restos de alimentos ubicados en zonas de estas prótesis y pueden dar lugar a un foco de bacterias.

Complementar la limpieza bucal con otros medios como el enjuague bucal, también ayuda a tener una buena salud dental.

También es importante saber cómo limpiarse los dientes y qué tipo de cepillo usar. Se ha demostrado que el cepillo eléctrico es más efectivo frente a un cepillo manual.

Como hemos mencionado anteriormente, una limpieza bucal cada seis meses es muy recomendable para la salud de nuestra boca, ya que el dentista, utiliza una serie de instrumentos que hacen muy efectiva la eliminación del sarro acumulado, además de poder llegar a zonas que nosotros mismos no alcanzamos con los cepillos convencionales. Hay que mencionar que la limpieza profesional incluye raspado y pulimento de dientes, lo cual hace necesario que el dentista requiera del uso de varios instrumentos o dispositivos para aflojar y remover los depósitos de los dientes.

En definitiva, para gozar de una buena salud bucal, se han de cepillar los dientes como mínimo dos veces al día, complementar esta limpieza con hilo dental y enjuague bucal, y visitar a nuestro dentista al menos una vez cada seis meses.

Enjuague Bucal una vez al día previene la caries

Enjuague Bucal una vez al día previene la caries

Un enjuague bucal adecuado, al menos una vez al día, protege frente a la aparición de nuevas caries, así como prevenir enfermedades de las encías y combatir el mal aliento.

Recuerda, que esté método no sustituye al cepillado de dientes, pero puede ayudarnos a mantener nuestra salud bucal sana.

Los enjuagues bucales, se usan para reforzar el esmalte de los dientes frente a la caries,  controlar las bacterias que las producen, y mantener a raya enfermedades propias de las encías.

Algunos de los efectos secundarios molestos que pueden causar los enjuagues bucales, suelen ser cambios en el sabor de los alimentos.

 

 

Enjuague Bucal

Enjuague Bucal

 

 

El Colegio de Dentistas advierte que el cambio de hábitos, bebidas carbonatadas e isotónicas y frutas ácidas contribuyen a erosionar el esmalte dental, con lo cual es recomendable esperar de cinco a diez minutos tras su ingesta para cepillarse los dientes.

No dudes consultar a tu dentista sobre cualquier duda que tengas al respecto de tu educación dental.

 

¿Por qué es importante un enjuague bucal?

El cepillado de dientes diario, es imprescindible para mantener una buena salud bucal, pero no es suficiente. Para complementarlo, es necesario añadir un enjuague bucal diario y adoptar una nueva rutina que ayude a eliminar las bacterias nocivas de nuestra boca.

La lengua, las paredes de la boca, las encías, los espacios entre los dientes y demás sitios donde no llega el cepillo de dientes, es recomendable limpiarlas con enjuague bucal. Ten en cuenta que dichos enjuagues eliminan hasta el 97%* de las bacterias bucales nocivas.

El uso de un enjuague bucal dos veces al día ayuda a mantener unos dientes y unas encías más sanas, incluso en los lugares más difíciles de alcanzar. Además, previene y reduce la placa dental, una de las causas de la aparición de enfermedades de las encías, y refuerza el esmalte de los dientes.

 

Beneficios del enjuague bucal

 

Eliminar los gérmenes que resisten el cepillado

Los gérmenes llegan a cualquier sitio: la lengua, las encías y hasta el paladar. Pueden convertirse en placa. Los dientes representan sólo aproximadamente un 25% de la cavidad bucal, por lo que no importa lo bien que te cepilles. Cepillarse no es suficiente para acabar con todos los gérmenes de la boca.

 

No sólo cepillado

La combinación del cepillado, el hilo dental y el uso de enjuague bucal dos veces al día reducen la placa un impresionante 52% más que solamente el cepillado y el uso del hilo dental.

La formación de la placa empieza inmediatamente tras el cepillado. Los enjuagues bucales tienen amplios efectos antibacterianos contra una variedad de especies de gérmenes, eliminándolos mediante la rotura de las paredes de sus células e inhibiendo su capacidad para multiplicarse.

Uso del enjuague bucal

Hay muchas superficies de la boca donde las bacterias pueden asentarse: en los dientes, pero también en la lengua y las encías. El uso de un enjuague bucal después del cepillado es importante para reducir su proliferación.

Los enjuagues bucales se deben ir incorporando a la rutina diaria como complemento del cepillado. Entre las características más importantes de dichos de uso diario hay que subrayar la importancia de un buen efecto antibacteriano, capaz de eliminar la placa, proteger las encías y de combatir las bacterias que causan la halitosis.

En definitiva, es recomendable el uso de enjuagues bucales pero en un periodo no superior a dos semanas, ya que el uso prolongado puede llevar a efectos secundarios como la coloración en la lengua o en los dientes.

Estética Dental

Estética Dental

La cosmética dental es la parte de la odontología que se encarga de estudiar y corregir la estética de los dientes, las encías y la sonrisa de cada persona.

 

Con estos tratamientos podemos mejorar la imagen de la persona y su propia autoestima, además de mejorar su salud dental.

 

El resultado de estos tratamientos estéticos aportan a la persona una gran seguridad en sí mismo y eliminar cualquier complejo estético referente a su boca o a su sonrisa.

 

Si usted cree que su sonrisa necesita algún retoque, venga a dentalbite, donde se le hará un estudio exhaustivo de su caso y se le aplicarán todas las posibilidades y alternativas de mejorar su imagen.

 

 

 

Estética Estética

Educación Dental

TÉCNICAS DE CEPILLADO
El cepillado de dientes es el primer paso para mantener unos dientes y encías saludables para toda la vida.

El cepillado correcto requiere como mínimo 5 minutos, y es necesario cepillar los dientes después de cada comida.

De los tres cepillados que se deberían hacer durante el día, el más importante y efectivo es el cepillado de antes de ir a dormir, ya que nos mantiene la boca limpia durante muchas horas.

Técnica para un cepillado de dientes correcto:
Es necesario que el cepillo sea nuevo y no tenga las puntas de las cerdas dobladas.
Para cepillar las superficies externas de los dientes, inclinar 45º el cepillo respecto al diente e intentar que las puntas del cepillo se insinúen hacia dentro de la encía.

En esta posición hacer un pequeño movimiento vibratorio y circular. No deben hacerse grandes desplazamientos con el cepillo. De este modo conseguimos eliminar la placa y los restos alimentarios que hay a la superficie del diente, al igual que se consigue limpiar el surco gingival (limite de la encía con el diente).
Estos movimientos del cepillo tienen que realizarse en todas las superficies dentarias (externa, interna y entre medio de los dientes) sin dejarnos ninguna.

Se puede empezar por los dientes superiores y luego pasar a los inferiores. Es muy importante empezar a limpiar el último diente de un lado e ir pasando una por una hasta llegar al último diente del otro lado. Así nos aseguraremos de no dejarnos ningún diente sin cepillar.

Para limpiar las superficies internas de los dientes anteriores es muy útil coger el cepillo verticalmente y hacer movimientos hacia arriba y abajo y movimientos vibratorios. También es necesario realizar un cepillado de la lengua para dejarla bien limpia. Es importantísimo mantener el límite de la encía con el diente muy limpio para evitar la gingivitis y la enfermedad periodontal.

La gingivitis es una inflamación de la encía que hace que tenga un aspecto engrosado y rojizo. La enfermedad periodontal es una infección del surco gingival y de los tejidos que rodean al diente, que se caracteriza por inflamación, enrojecimiento y sangrado de las encias y pérdida del hueso que sujeta al diente.

Técnica para mantener el surco gingival limpio:
Cepillar los dientes y notar la sensación de que las puntas del cepillo entran en el surco gingival. En esta posición realizar pequeños movimientos vibratorios y circulares.

Los puntos gingivales que sangran son los que están infectados y en los que cabe insistir el cepillado hasta que dejen de sangrar. En caso de sangrado gingival utilizar pastas dentales que contengan clorhexidina para eliminar la infección.

Ventajas de un buen cepillado.

Mantenimiento de la higiene bucal.
Se evitan las caries y la pérdida de dientes.
Desaparece el mal gusto y mal aliento de boca.
No sangran las encías.
Es muy económico.

Otras recomendaciones:
Si nunca le han enseñado como cepillarse los dientes correctamente convendría que hiciese una visita al dentista. Nunca se sabe lo mal que uno mismo se cepilla los dientes hasta que le enseñan a cepillárselos correctamente.

Si tiene cálculo dental (sarro) pegado al diente es conveniente realizar una higiente por parte de profesionales, ya que este cálculo dificulta la higiene del surco gingival y de los espacios interdentarios.

Si tiene las encias inflamadas o le sangran es conveniente visitar al dentista para controlar estos puntos y eliminar la enfermedad.