Mujeres, osteoporosis y calidad de vida

Mujeres, osteoporosis y calidad de vida

Con la llegada de la madurez, las mujeres posmenopáusicas con osteoporosis padecen un mayor riesgo de pérdida dental. Un nuevo estudio realizado por la Escuela de Medicina Dental de la Universidad Case Western Reserve ha revelado que los implantes dentales pueden ser la mejor alternativa a tomar en estos casos.

 

Mujeres, osteoporosis y calidad de vida

Mujeres, osteoporosis y calidad de vida

 

De acuerdo con la autora del estudio, Leena Palomo, profesora asociada de periodoncia, la restauración dental mejora ostensiblemente la calidad de vida de las mujeres con osteoporosis.

El estudio, publicado en la prestigiosa revista Journal of Internacional Dentistry expone una investigación que forma parte de una serie de estudios cuyo objetivo es analizar las repercusiones en la salud de las mujeres con osteoporosis en base a los resultados de sus tratamientos dentales.

Uno de los primeros estudios realizados se ha centrado en la calidad de vida de las mujeres después del tratamiento destinado a reemplazar las piezas dentales perdidas. Los resultados son sorprendentes, pues hasta 237 de ellas mostraron una profunda satisfacción con el reemplazo, así como una mejora notable en su calidad de vida, tanto en situaciones laborales como sociales. La encuesta, que constó de 23 preguntas trataba de calificar la satisfacción en su trabajo, su salud y trataba aspectos tan importantes para la calidad de vida como las emociones y la sexualidad.

Aquellas mujeres que padecían osteoporosis y que habían perdido uno o más dientes, excluyendo las muelas del juicio y los últimos molares, fueron la muestra elegida para el estudio, para el que se contó con una base de datos de en torno a 900 mujeres que padecían este problema.

Entre las mujeres examinadas se incluyeron varias categorías. Por un lado, un grupo se habían sometido a tratamiento de implantes dentales; otro segundo grupo a prótesis fijas; un tercero a dentadura postiza y el último grupo de mujeres, que no se había sometido a ningún tratamiento de restauración.

Los resultados mostraros que las mujeres con implantes reportaron una mayor calidad de vidas, una mayor felicidad y una satisfacción global mayor en todos los aspectos de la vida.

Sorprendentes fueron también los resultados en áreas como la satisfacción emocional y sexual, en la que destacaron con mucho aquellas mujeres con implantes dentales. Esta técnica mejoró además la seguridad en público, y mostró una mayor confianza en procesos como la masticación y el habla.

Según la creadora del estudio, los resultados son de ayuda para dentistas de todo el mundo, ya que el estudio revela la ventaja comparativa que ofrece este tratamiento a este tipo de pacientes concreto en el largo plazo.

Dentalbite ofrece el tratamiento de implantes dentales a sus pacientes. El procedimiento consiste en la sencilla colocación de un soporte de titanio que constituirá la base, asida al hueso mismo, del posterior implante final. Tras la instalación de una prótesis sobre el elemento de titanio se obtiene una pieza dental que no se diferencia de las naturales. El tratamiento solo precisa de anestesia local y proporciona a los pacientes la estética y seguridad que necesitan en la vida diaria.

Además, Dentalbite posee las últimas técnicas en prótesis, incluyendo las nuevas prótesis de zirconio, que permiten un diseñar y esculpir el diente con ayuda de procedimientos informáticos de precisión.

La mejora comparativa con respecto a los tratamientos anteriores se encuentra en factores como su biocompatibilidad, gracias a la ausencia de metal en el implante. Además, cabe destacar su increíble acabado estético, ya que no solo se diseñan de forma exclusiva en cada pieza, sino que gracias a la alta transparencia del zirconio el implante puede adquirir tonalidades precisas a voluntad de nuestro dentista, logrando una semejanza con el resto de la dentadura prácticamente perfecta.

Cuidados dentales durante el embarazo

Cuidados dentales durante el embarazo

La salud bucodental es esencial en cualquier etapa de nuestra vida, pero si hay una etapa en la que debamos cuidar especialmente nuestra dentadura, esa es el embarazo. En Clínicas Dentalbite, donde contamos con un completo equipo de profesionales, integrado por expertos dentistas, cirujanos y facultativos, queremos ofrecerte esta semana las claves para mantener una sonrisa radiante también durante el embarazo.

 

Cuidados dentales durante el embarazo

Cuidados dentales durante el embarazo

 

Lo primero que hay que tener en cuenta es que el periodo de gestación está caracterizado por importantes cambios en el organismo de la mujer. La boca y los dientes no permanecen ajenos a estos cambios y lo cierto es que se incrementa el riesgo de padecer caries y de sufrir alteraciones en las encías. Con todo, mantener unos buenos hábitos de higiene y consultar con nuestro odontólogo de confianza, contribuirán a que esta etapa única en la vida de una mujer se desarrolle sin problemas.

 

Lo primero, acudir a tu dentista

Si recibes la buena noticia de que estás esperando la llegada de un bebé, una de las primeras acciones que debes acometer es pedir cita con tu dentista. Es fundamental que tu odontólogo te realice un revisión para frenar cualquier problema incipiente. Además, él te informará sobre los temas que puedan afectarte y resolverá mejor que nadie tus dudas en materia bucodental. Como se dice popularmente, más vale prevenir que curar.

 

Una dieta equilibrada, fuente de salud

Hay quien piensa erróneamente que el bebé obtiene el calcio que necesita de los dientes de la madre y que s la lucha contra el sarro. tinta una limpieza de bocae ti, por lo que no debes descuidarla. Tambia boca es fundamental ambiestraólo por el hecho de estar embarazada la mujer tiene que perder alguna pieza dental. Lo cierto es que el bebé obtiene el calcio, fundamentalmente, de la dieta de la madre, por lo que es esencial mantener unos hábitos alimentarios sanos y nutritivos durante todo el embarazo. En este sentido, nuestro dentista puede ayudarnos, aunque también podemos consultar a nuestro médico de cabecera si necesitamos ingerir algún complemento alimentario extra (el ácido fólico es el más recomendado y esencial para el buen desarrollo del bebé).

 

Combatir el dolor de encías

El embarazo puede traer asociado problemas de encías, como hemos señalado anteriormente. Para que la gingivitis no haga acto de presencia en nuestra boca (suele aparecer durante el segundo mes de gestación y, en algunas pacientes, causar inflamación, enrojecimiento e incluso sangrado) es fundamental mantener unos hábitos de limpieza estrictos para combatir la placa dental y el sarro.

Las alteraciones hormonales son inevitables, pero la higiene de tu boca depende de ti, por lo que no debes descuidarla. También puedes solicitar a tu dentista una limpieza de boca y reforzar así la lucha contra el sarro. Tras el parto, el estado general de la boca mejora.

 

Nauseas matutinas

Las nauseas matutinas pueden aparecer (sobre todo, durante el primer trimestre) y dificultarte la higiene bucodental. Si este es el caso y no consigue tolerar la crema dentífrica, cámbiala por otra marca más suave y renueva también tu cepillo de dientes.

A medida que la barriga de la madre va aumentando de tamaño, los hábitos alimentarios se irán modificando. La sensación de saciedad tras injerir alimentos llegará antes, por lo que optarás por comer pequeñas cantidades más veces al día. Es importante evitar, en la medida de lo posible (los antojos existen y, en ocasiones, son difícilmente irrefrenables), los alimentos dulces o de textura pegajosa. También es conveniente dejar a un lado los refrescos, ya que además de generarte gases, podrían perjudicar tus dientes.

¿Qué preguntar a su dentista?

¿Qué preguntar a su dentista?

El cuidado dental preventivo abarca todo lo que puedes hacer para mantener tus dientes y encías sanos. Por un lado, se trata de un buen régimen de cepillado y el uso del hilo dental. Por otro, es importante practicar un estilo de vida saludable, así como mantener una dieta baja en azúcares y carbohidratos refinados. Es importante destacar que el buen cuidado dental preventivo también debe incluir visitas periódicas a su dentista que incluyan chequeos y limpiezas.

 

¿Qué preguntar a su dentista?

¿Qué preguntar a su dentista?

 

¿Consejos particulares?

Podemos consultar a nuestro dentista acerca de diferentes rutinas o medidas preventivas para ayudar a mantener la salud bucodental. Por ejemplo, acerca del cepillado, las diferentes pastas dentífricas, el uso adecuado del hilo dental, así como los colutorios. Cuántas limpiezas exhaustivas anuales recomienda para usted, etc.

Debemos tener en cuenta que tanto sus piezas dentales, como sus encías, su historial y su perfil son únicos. Es decir, usted como paciente es diferente a cualquier otra persona. De esta forma y gracias a su dentista, usted puede saber qué hacer de forma específica para usted.

¿Cómo mejorar su salud dental?

Teniendo en cuenta que la odontología es una ciencia que avanza rápidamente en cuanto a técnicas, puede preguntar a su dentista acerca de los beneficios que las nuevas técnicas pueden ofrecerle. Su dentista es la principal fuente de información acerca de estos temas y es interesante conocer qué nuevos procedimientos pueden mejorar tanto la salud como la estética de nuestra boca. Usted puede beneficiarse mucho de un intercambio abierto de información con su dentista.

¿Cuál es el estado de salud de mi boca?

Muchos problemas, incluso físicos, se manifiestan en la boca y la lengua. Un profesional atento puede detectar problemas que van desde carencias vitamínicas o minerales, así como otros problemas nutricionales. La cavidad bucal es tan buena presentando síntomas que hasta pueden detectarse problemas de diabetes u osteoporosis. Todos estos indicadores pueden ser advertidos por nuestro dentista y así poder consultar a nuestro médico antes de que el problema sea más grave.

Confianza con su dentista

Pero del mismo modo que su dentista puede ponerle sobre aviso acerca de problemas de salud con poca relación con nuestros dientes, el odontólogo debe estar al corriente de nuestra salud general. En caso de que cualquier problema médico le haya sido diagnosticado, es importante hacerlo saber a nuestro dentista. Más importante aún en el caso de que el problema conlleve el uso de medicación.

Otro gran consejo antes de hablar con nuestro dentista es permanecer atentos a los cambios en nuestra boca: si existe sangrado durante el cepillado, si padecemos sensibilidad o dolor en algún punto o si notamos problemas en la mandíbula o cuello, pueden ser datos interesantes, ya que permitirán conocer la evolución de problemas antiguos, la efectividad de los tratamientos o detectar la emergencia incipiente de un nuevo problema.

Cultivar una buena relación de confianza y cercanía con los profesionales médicos ayuda, gracias a la comunicación, a mejorar el pronto diagnóstico, así como la búsqueda de una solución adecuada a nuestros problemas de salud.

 

http://www.dentalbite.com/blog/388/

El enjuague bucal: un aliado de nuestra sonrisa

Si hay algo que todos deseamos en poder lucir una sonrisa radiante y perfecta, acompañada de un aliento fresco con aroma a menta. Pero hasta cuando la madre naturaleza es nuestra aliada y nos regala unos dientes derechos y blancos, sigue habiendo ciertos cuidados indispensables para lucir esa sonrisa perfecta.

 

Enjuague Bucal

Enjuague Bucal

 

Desde Dentalbite hoy queremos hablaros de un aliado de nuestra boca: el enjuague bucal, un elemento de uso sencillo y agradable que puede ayudarnos a mejorar notablemente nuestra higiene dental, con tan sólo unos minutos diarios. Como señala el dicho popular, ‘el que algo quiere, algo le cuesta’. En el caso de nuestra dentadura, notaremos grandes mejoras invirtiendo un poco de nuestro tiempo todos los días. La constancia es clave.

 

El asalto de las bacterias

A lo largo del día nuestra boca está expuesta a diversos factores ambientales y alimentos u objetos que pueden contener bacterias. Comer una pieza de fruta que no esté perfectamente lavada puede suponer introducir esas temidas bacterias, directamente, en nuestra boca, mordisquear un lápiz o sostener las gafas de sol entre los dientes son gestos que también pueden implicar el asalto de las bacterias a nuestra boca.

Lo cierto es que una vez que hacen acto de presencia, las bacterias se multiplican rápidamente debido a la saliva, que alimenta a los gérmenes de la boca a través de la descomposición de los carbohidratos en azúcares. Y aquí es cuando comienzan los problemas.

 

Sarro, caries, mal aliento, gingivitis y sensibilidad

Si no cuidamos nuestra higiene bucodental, más pronto que tarde aparecerán los problemas. Tenemos que ser conscientes de que las bacterias y los gérmenes, que están asociados a una mala higiene diaria, son las responsables de problemas como las caries, el sarro, el mal aliento, la inflamación de las encías (gingivitis) o la sensibilidad dental (tanto al frío como al calor).

Para eliminar a esos enemigos de nuestra salud bucodental, debemos utilizar todas las armas que tenemos a nuestra disposición: un buen cepillo de dientes, usado con una buena técnica (ya sea manual o eléctrica), un dentífrico de calidad que responsa a nuestras necesidades específicas, hilo dental para llegar hasta el último rincón y un enjuague bucal fresco que elimine hasta el último germen.

 

Contra el mal aliento

Lo cierto es que un buen tónico o enjuague bucal contribuirá a completar el proceso de higiene bucodental, ya que estos preparados consiguen llegar donde el cepillo no llega y, según señalan algunos estudios, son capaces de reducir la placa hasta un 50 por ciento, si se usan adecuadamente y en combinación con el resto de elementos que hemos señalado anteriormente.

Otra de las grandes ventajas de los tónicos bucales es que ayudan a combatir el mal aliento. Hay marcas en el mercado que aseguran un aliento fresco durante doce horas. Lo cierto es que este no es un problema menor, ya que hay pacientes que incluso presentan baja autoestima debido a esta patología. Con todo, el mal aliento siempre suele tener una causa detrás (ya sea caries, infecciones en las encías, enfermedades como la diabetes o la toma de algún medicamento con este tipo de efectos secundarios), por lo que hay que combatir, antes de nada, el problema de origen.

 

Frescor y bienestar

No hay que olvidar que una correcta higiene pasa por limpiar no sólo nuestros dientes, sino también la lengua, las encías y el paladar, lugares en los que también se reproducen las bacterias. Las sustancias bactericidas que componen los enjuagues bucales contribuirán a mejorar nuestra higiene bucal y dejarnos una sensación de frescor y bienestar en nuestra boca, después de cada cepillado.