Dientes creados en laboratorio

Dientes creados en laboratorio

Se imagina que en lugar de dentadura postiza, pudiese lucir sus propios dientes. Sí, sí, su propios dientes, compuestos y creados a través de sus propias células, en concreto sus células madres, y ‘cultivados’ en laboratorio hasta poder implantárselos de forma fácil.

 

Dientes creados en laboratorio

Dientes creados en laboratorio

 

¿Le parece ciencia-ficción? Pues esta es la idea que ha tenido el profesor de la Universidad del Sur de California (USC), Yang Chai. Ya que el laboratorio que dirige, ha estado trabajando en algunos procesos que serán claves para que en un futuro pueda desarrollarse esta nueva tecnología, que convertiría los implantes de porcelana en cosa del pasado. Según informa http://www.fastcoexist.com/

Yang Chai es decano asociado de investigación y titular de cátedra George y Mary Boone Lou en Biología Craneofacial Molecular de la Ostrow Facultad de Odontología. Todo ello en la Universidad del Sur de California.

Los científicos norteamericanos esperan ser capaces de reactivar las células de los dientes que no están en crecimiento, de manera que puedan producir la raíz de un diente a punto de nacer. Algunos miembros del equipo, como Jingyuan Li, han advertido que aún queda camino por recorrer hasta lograr que la tecnología funcione adecuadamente, y atribuye a sus resultados tan solo una pequeña parte del gran rompecabezas que supone esta nueva técnica.

A pesar de que ya son capaces de renacer dientes en ratones, el paso a su aplicación en humanos y más tarde en clínicas dentales tendrá que esperar aún unos años. El principal escollo de la investigación se centra en la escasez de células disponibles en los dientes humanos que pudiesen permitir la regeneración de dientes.

El camino a seguir, según Li, pasaría por reprogramar células de los tejidos orales que una vez se reprogramen posean el potencial de regenerar la dentadura.

Esta nueva tecnología del futuro podría suponer un enorme avance tanto en las prótesis, como en las fundas o implantes que podrían sustituirse por nuevos dientes, diseñados expresamente para cada persona.

Según Yang Chai, “Si podemos usar algún día este conocimiento para reactivar esas células madre, entonces podríamos regenerar parte de la raíz”.

La clave pasaría por conocer cómo reactivar esas células madre mediante la manipulación de las distintas vías de regulación de las células, que entrañan proteínas para desarrollarse en ciertas estructuras anatómicas y no en otras. El estudio ha identificado diferentes de estas vías de señalización y cómo trabajan juntas para controlar las células madre. Según Chai, “podemos utilizar esta información como un libro de estrategias para la regeneración de los distintos dientes”.

El estudio ha contado con la coautoría del Laboratorio Molecular de Terapia Genética y Regeneración de dientes en Pekín, China. Así como el departamento de Prostodoncia de la Universidad de Pekín y su hospital de Estomatología. Según informa la web de noticias de la Universidad americana https://news.usc.edu/

Este tipo de estudios con células madre ya han logrado reproducir con éxito piel humana e incluso partes de órganos y están llamados a ser la punta de lanza de la medicina del mañana, junto a la nanotecnología.

Gracias a su capacidad para producir copias exactas de sí misma de forma indefinida, una célula madre tiene la capacidad de producir diversos tejidos del cuerpo.

Existen puntos de controversia en bioética acerca del uso de las células madre embrionarias, ya que estas proceden de embriones humanos u óvulos fecundados, lo que genera conflictos morales para algunas doctrinas religiosas. Por otra parte, existen también las células madre adultas, que a pesar de su nombre pueden obtenerse tanto en adultos como en niños y que no presentan ningún conflicto ético a la ciencia. Estas últimas son las utilizadas en la investigación norteamericana del profesor Yang Chai.

Formas de prevenir la caries en niños

Formas de prevenir la caries en niños

Según la Asociación Dental Americana o ADA , la caries dental es una de las enfermedades más comunes en niños en los Estados Unidos. De hecho es el segundo problema de la salud mundial, tan solo superado por el resfriado común. Si bien esta estadística puede parecer alarmante, hay una buena noticia: la caries puede prevenirse fácilmente.

Por eso en esta entrega nos proponemos ayudar a padres, tutores y niños a lograr una correcta salud bucodental a través de unos simples consejos.

 

Formas de prevenir la caries en niños

Formas de prevenir la caries en niños

 

Visitas periódicas al dentista

Un buen comienzo es visitar al odontólogo regularmente. Es más que importante hacerlo a cualquier edad, pero durante la infancia es indispensable. La mayoría de grandes procesos y cambios en nuestra dentadura se producen durante la infancia, por lo que la salud bucodental de casi toda nuestra vida depende de estos primeros momentos. Es importante hacer visitas continuas a partir de la aparición del primer diente, de este modo, el niño comienza a familiarizarse con el dentista. Si las visitas son bimensuales o trimestrales, el dentista podrá atajar cualquier problema antes de que se convierta en grave.

Creatividad para introducir el cepillado

Uno de los puntos más importantes es enseñar la rutina del cepillado a los más pequeños. Esto puede suponer un reto, pues no es fácil lograr que los niños respeten pautas rutinarias, que les resultan aburridas y monótonas. Para ayudarles, es interesante introducir canciones o juegos que incluyen instrucciones acerca de cómo cepillarse de forma eficiente, de este modo, la simple memorización de la canción les aportará los conocimientos adecuados para mantener una buena higiene bucodental durante su vida. Hacerse con un vaso para ellos, un cepillo especial o un bonito taburete para permitirles alcanzar el lavabo, pueden ser estrategias interesantes que logran convertir el cepillado en algo divertido.

Cuidado con los dulces

Los estudios muestran que además de la incidencia sobre la salud en general, la ingestión de alimentos y bebidas azucaradas producen residuos que deterioran el esmalte dental, pudiendo erosionarlo. Poner un límite a los alimentos de este tipo es necesario en la primera infancia. Es también importante beber mucha agua, pues mejora tanto la salud general, así como la bucodental: ayuda a neutralizar los ácidos de la saliva.

Enseñar hábitos saludables

Muchos expertos explican que en tan solo 21 días podemos cambiar un hábito. Siguiendo esta máxima, podemos utilizar calendarios divertidos que nos permitan enseñar hábitos saludables a los niños. Premiar el esfuerzo es importante, por lo que podemos incluir un regalo en caso de lograr el objetivo marcado.

Evitar factores de riesgo

Muchos de los factores que pueden propiciar la aparición de problemas de caries son el uso de chupetes, la ingestión de azúcares ya sea en alimentos o bebidas, una mala higiene oral, así como un historial de caries frecuentes entre familiares. Además, algunos problemas de salud como cardiopatías, Displasia ectodérmica, Síndrome de Sjögren o problemas de inmunosupresión o hemofilia pueden también provocar la aparición caries.

El flúor

El flúor mejora la calidad del esmalte dental, haciendo a los dientes más resistentes a la caries. Su uso previene la aparición de problemas, ya que impide la formación de placa bacteriana. Este elemento puede, además, incrementar el calcio en nuestros dientes, remineralizándolos. Para su uso tanto en niños como en adultos es indispensable consultar antes a un odontólogo o pediatra.

Vigilar del movimiento de los dientes

Durante los primeros años, sobre todo cuando aparece la dentición permanente, los dientes tienen a ocupar su lugar en las encías. Es importante que un dentista revise periódicamente el crecimiento de estos dientes y su colación. Este es uno de los mejores momentos para lograr una dentadura bien colocada a largo plazo.

Un estudio revela que una buena higiene bucal mejora los problemas de próstata

Un estudio revela que una buena higiene bucal mejora los problemas de próstata

Según este estudio, el tratamiento de los problemas de encías redujo los síntomas de la inflamación de próstata, conocida como prostatitis. Es una de las conclusiones del informe que han realizado investigadores de la Case Western Reserve University School of Dental Medicine en colaboración con los Departamentos de Urología y Anatomía Patológica de los hospitales universitarios Case Medical Center, en la ciudad norteamericana de Cleveland, en el estado de Ohio.

 

Un estudio revela que una buena higiene bucal mejora los problemas de próstata

Un estudio revela que una buena higiene bucal mejora los problemas de próstata

 

Algunos estudios previos ya habían encontrado una relación entre problemas en las encías y la prostatitis, una enfermedad que produce la inflamación de la próstata, que es la glándula encargada de la producción de parte del líquido seminal. La inflación produce fuertes dolores durante la micción y conlleva diversos problemas asociados, como el cáncer de próstata.

Según Nabil Bissada, presidente del Departamento de Periodoncia del Case Western Reserve y autor del estudio: “este estudio muestra que si tratamos la enfermedad de las encías, se logra mejorar los síntomas de la prostatitis y la calidad de vida de aquellos que padecen la enfermedad”.

Los investigadores publicaron sus resultados en el artículo de odontología “El tratamiento periodontal mejora los síntomas de la próstata y disminuye el suero PSA en hombre con altos niveles de PSA y pediodontitis crónica”. Naif Alwithanani condujo la investigación como parte de su residencia en periodoncia.

Bissada explicó que la enfermedad de las encías no sólo afecta a la boca, sino que es condición de todo el sistema y por eso puede causar inflamación en diversas partes del cuerpo. La escuela de odontología ya había encontrado con anterioridad, vínculos entre las enfermedades relacionadas con las encías y las muertes fetales, artritis reumatoide y hasta con enfermedades cardíacas.

Para este estudio, los investigadores han contado con 27 hombres a partir de los 21 años. Todos ellos habían sido diagnosticados de inflamación de la glándula prostática durante el último año, utilizando la biopsia con agua como prueba diagnóstica.

Además, se les realizó una prueba en sangre que mostraba elevados niveles de antígeno prostático específico o PSA por sus siglas en inglés. El PSA es una proteína que produce la próstata y cuya concentración elevada en sangre se relaciona con una mayor posibilidad de padecer cáncer de próstata. Sin embargo, a pesar de ser comúnmente utilizado como método diagnóstico, no es infalible, ya que existen casos de altas concentraciones no relacionadas o pacientes con cáncer de próstata que no tienen altas concentraciones de PSA.

Los hombres sometidos al estudio fueron evaluados mediante test, para averiguar si sus síntomas coincidían con los de problemas de próstata. Además, todos padecían problemas de moderados a graves en las encías, por los que recibieron tratamiento. Entre cuatro y ocho semanas más tarde un número importante de los pacientes mostraron una mejoría significativa, según apunta news-medical.net.

Lo más curioso es que durante estas semanas en las que recibieron atención periodontal, los pacientes no recibieron al mismo tiempo tratamiento por sus problemas de próstata. Pero incluso sin él, 21 de los 27 sujetos mostraron una disminución de los niveles de PSA en sangre. Los pacientes con mayor inflamación fueron los más beneficiados por este tratamiento y únicamente 6 no mostraron cambios.

El doctor Bissada está llevando a cabo una segunda investigación que se basa en el seguimiento de los sujetos del primer estudio, a fin de apoyar las conclusiones. La esperanza de que el tratamiento periodontal forme parte del estándar de tratamiento de este problema es cada día más cercana. Del mismo modo que muchos pacientes con problemas cardíacos son a menudo animados a visitar al dentista, así como también a las mujeres embarazadas, poco a poco se aprecia la enorme importancia que el cuidado y la higiene bucodentales tienen para la salud.

6 Consejos para encontrar un dentista

6 Consejos para encontrar un dentista

La mayoría de españoles tienen miedo al dentista. Este hecho se produce por malas experiencias anteriores, así como por una mala elección del profesional. Para elegir un buen dentista es recomendable guiarnos de forma adecuada. Algunos consejos previos pueden ser interesantes, ya que nunca vienen mal cuando se trata de algo tan importante y al mismo tiempo delicado como la salud de nuestros dientes.

 

Dr. Alberto Sánchez

Dr. Alberto Sánchez

 

Los siguientes trucos nos serán de mucha ayuda a la hora de encontrar el especialista apropiado para nuestro problema concreto. Hoy desde dentalbite te proponemos consejos encontrar un buen dentista.

Referencias: en la actualidad existen multitud de lugares a los que podemos acudir en busca de opiniones. Además de las clásicas recomendaciones de amigos y familiares acerca de otros amigos o familiares dentistas, Internet puede ser un lugar magnífico al que acudir en busca de la opinión de los verdaderos expertos, los antiguos pacientes. Buscadores como ComparaDentistas.com o simplemente Google pueden ponernos sobre aviso acerca de la profesionalidad del odontólogo. Encontrar el número de colegiado del profesional y su campo de experiencia pueden encontrarse con facilidad en la red, lo que nos ayudará a ponernos en manos de los mejores.

Buen servicio: la profesionalidad es sin duda el factor más importante, pero en ocasiones un buen servicio puede inclinar la balanza. No se trata únicamente de la simpatía del profesional; la disponibilidad de horarios, los periodos vacacionales de nuestro dentista –es clave no quedarnos a medio tratamiento-, así como la amabilidad del personal que trabaja en la clínica son también factores importantes. Existen pocas situaciones más incómodas que la consulta de un dentista, si la situación se agrava porque nos sintamos incómodos con el personal, entonces la visita sí que puede ser un infierno.

Posibilidad de financiación: es interesante, en los tiempos que corren, poder pagar cómodamente nuestro tratamiento sin tener que desembolsar el precio completo en un único y, en ocasiones, gran pago. Por eso es recomendable que preguntemos por las formas de financiación, si éstas conllevan intereses o penalizan el impago, y en cuántas cuotas podemos pagar nuestro tratamiento.

Últimas técnicas y tecnologías: como la mayoría de áreas médicas, la odontología avanza cada día. Las estrategias con las que los profesionales médicos se enfrentan a los problemas varían a medida que las técnicas y tecnologías asociadas cambian. Los nuevos materiales en implantología, o las distintas técnicas de blanqueado son solo dos ejemplos de la multitud de cambios que podemos encontrar entre una clínica desfasada y una que dispone de las últimas innovaciones. Por eso, a la hora de elegir una clínica, lo mejor es informarse acerca de las novedades en cuanto al tratamiento que necesitemos y tratar de encontrar aquella que nos ofrezca los mejores tratamientos.

Proximidad geográfica: no queremos desplazarnos largas distancias cuando sufrimos un repentino dolor de muelas, la pérdida de un empaste o un problema asociado con un tratamiento complejo. La proximidad no sólo nos aporta la calma de sabernos cerca en caso de emergencia, sino que además, nos da la posibilidad de no tener que conducir, en caso de que el tratamiento incluya anestesias o conlleve molestias tras la intervención del odontólogo. Por estas razones, la primera recomendación es buscar un dentista que ejerza, al menos, en nuestra ciudad.

Cuidado con precios demasiado bajos: los buenos servicios, como los buenos productos tienen un precio. Si el precio es demasiado bajo no siempre estamos ante una ganga. Es habitual entre los pacientes encontrarse con precios ‘gancho’ que atraen a incautos con la esperanza de un implante a un precio muy bajo. En ocasiones la realidad es que el precio únicamente incluye la pieza a implantar, pero no la mano de obra, anestesia, etc. El resultado es un precio mucho mayor desde el momento en el que entramos al dentista y que, al recibir la factura final, nos hace sentirnos estafados.

Hollywood: sonrisas y mucho más

Hollywood: sonrisas y mucho más

Son muchas las variables que han de darse cita para lucir una sonrisa perfecta y, a pesar de lo que solemos pensar, no basta únicamente con unos dientes alineados. En el brillo de nuestra sonrisa confluyen factores como el tamaño de las piezas dentales, la altura de las comisuras de los labios o unas encías sanas. Infinidad de elementos son clave para lucir espectaculares al sonreír, pero lo que nunca imaginamos es que el brillo que buscábamos pudiese estar en fundas de oro para los dientes. Sí, es el último grito en Hollywood. Hoy nos proponemos hacer un repaso por las nuevas modas, así como por las tendencias más actuales y extremas en estética dental al otro lado del Atlántico.

 

Hollywood: sonrisas y mucho más

Hollywood: sonrisas y mucho más

 

Grills

Provenientes de la cultura afroamericana y el hip hop estadounidense, los grills o grillz, son un complemento de bisutería que se coloca sobre la dentadura y que está de rabiosa actualidad. Nacida en los años 80, los artífices de la fama de los grills son, como no, las ‘celebrities’ del pop internacional. Desde Madonna, pasando por Rihanna o Katie Perry o Miley Cyrus, la moda de los grills causa furor, hasta el punto de que incluso Justin Bieber se ha apuntado a ella.

Pero existen problemas asociados al uso de esta bisutería que está preocupando a los profesionales de la salud bucodental. Al parecer existe un número de casos elevado en los Estados Unidos de personas con dientes astillados y algunos incluso relacionan el uso de los grillz con problemas como la gingivitis. Esto ha dado lugar a que estos artilugios hayan sido prohibidos en algunos estados americanos, como Georgia, Alhabama y Texas. En los lugares en los que está permitido, los grills suelen ser colocados por dentistas, que previamente han confeccionado un molde único de nuestra dentadura.

Las joyas dentales

Se trata de colocar un pequeño brillante de cristal o alguna piedra semipreciosa sobre los dientes. En Estados Unidos es una moda extendida colocarlos sobre uno de los incisivos superiores y no provocan ningún daño o molestia. Para colocar una de estas joyas dentales es imprescindible que el trabajo se lleve a cabo por profesionales, ya que de lo contrario, el paciente podría encontrarse expuestos a materiales tóxicos tanto en el implante, como en el adhesivo empleado.

Moda peligrosa: el diastema

Desafortunadamente siempre hay modas que van más allá. Es el caso de la nueva tendencia por la que algunas personas optan por separarse los dientes, normalmente los incisivos centrales superiores, formando lo que se conoce como diastema. Esta separación es para algunos un problema estético y acuden a la consulta del odontólogo para corregirlo. Sin embargo, en los últimos años y gracias al alto número de famosos que tenían esta separación siendo el de Madonna el más famoso, aunque la lista es muy larga: Laura Pausinni, Brigitte Bardo o la modelo de moda, la hija de Mick Jagger, Georgia May Jagger; aunque también existe entre los hombres, como por ejemplo el cantante Dani Martín o el actor norteamericano Elijah Wood.

El diastema puede llevar a conflictos con la salud de nuestra boca y dientes e incluso influir en el resto del cuerpo. Los espacios interdentales pueden suponer una peor higiene debido al mayor crecimiento de la placa en los intersticios dentales. Además, existen otros problemas relacionados con un cambio o deformación de la oclusión. Si nuestros dientes no encajan correctamente, repercute en nuestra articulación temporomandibular o ATM, que a su vez puede provocarnos dolores en cráneo, oídos, cervicales y hasta escoliosis o desviación de la columna, lo que extendería el problema a las articulaciones inferiores del cuerpo. Así que conviene consultar con el odontólogo antes de realizar cualquier cambio en nuestros dientes, pues las consecuencias pueden resultar perniciosas.