Prótesis dentales (I)

Prótesis dentales (I)

En la actualidad, debido a diversos factores, la gente se ve obligada a sustituir sus dientes naturales por prótesis dentales. Entendemos como prótesis dental, un elemento artificial el cual sustituye y/o restaura la anatomía de uno o varios dientes, restaurando también la relación entre ellos.

 

Prótesis Dentales

Prótesis Dentales

 

Dichas prótesis, son fabricadas por un protésico dental, el cual, suele realizar su labor de forma externa a la clínica dental, pero ha de seguir las instrucciones del odontólogo para realizar la prótesis con la mayor afinidad al diente natural posible.

El objetivo de una prótesis dental es conciso, ya que se trata de recuperar la funcionalidad total de la boca del paciente, incluyendo un proceso de masticación sin que las prótesis molesten. La comunicación también es un aspecto importante a la hora de realizar una prótesis dental y ubicarla en el lugar donde anteriormente se encontraba el diente natural. Otro aspecto a tener en cuenta es la retención de la prótesis, es decir, la prótesis ha de estar bien sujeta a la boca, ya que si no es así, puede haber problemas a la hora de masticar ó incluso hablar.

El soporte que alberga la prótesis ha de ser escogido cuidadosamente, ya que este realiza una función vital, que es la sujeción del diente a la boca. Una mala sujeción puede provocar que la prótesis se mueva y se balanceé por ejemplo al masticar. Otro de los muchos beneficios que conllevan las prótesis dentales, es la salud dental del paciente, ya que si una boca, carece de algún diente, los dientes restantes se van adaptando a la nueva situación bucal, y esto da lugar a problemas ó situaciones inadecuadas para la salud de los propios dientes.

Una boca bonita es una boca sana, la estética es un factor muy importante que hay que tener en cuenta. Las prótesis dentales varían según el paciente, aunque han de ser fieles al diente original, es decir, la prótesis dental ha de tener el mismo color y forma que las piezas naturales.

Existen varios tipos de prótesis dentales, una vez conocidos los diferentes tipos de prótesis por el paciente, será este el que decida cuál de ellos desea utilizar, aunque será el dentista, el que lo aconseje sobre el tipo de prótesis que mejor le convenga, ya que unas prótesis tienen una serie de ventajas e inconvenientes sobre otras.

Las prótesis removibles son aquellas que el propio paciente puede quitarse y ponerse el mismo. Sin embargo, las prótesis no removibles, son aquellas que debido a su sujeción sólo puede retirarlas el dentista. También podemos encontrar prótesis mixtas, las cuales son aquellas que poseen una parte removible y otra parte no removible.

También podemos encontrar prótesis sobre implantes, las cuales son aquellas que están soportadas por implantes fijos.

Cuando un paciente tiene prótesis dentales, ha de seguir una serie de cuidados de higiene. Cada boca es única, con lo que será el dentista el que informe al paciente sobre las pautas que ha de seguir para el cuidado de dichas prótesis. Aunque se pueden seguir una serie de consejos generales, como por ejemplo, lavar la prótesis después de cada comida, usando un cepillo eléctrico o un cepillo convencional. Si la prótesis es removible, es aconsejable retirarla a la hora de dormir, ya que es recomendable que los tejidos de la boca descansen.

En definitiva, las prótesis dentales han de seguir una serie de requisitos estéticos y funcionales para ofrecer la máxima similitud posible con los dientes naturales del paciente. Así pues, el paciente que tenga una o varias prótesis dentales, ha de seguir unos ciertos cuidados de limpieza y estética.

Enfermedades Bucodentales: Periodontitis

Enfermedades Bucodentales: Periodontitis

La periodontitis es una enfermedad bucodental que consiste en la inflamación e infección de los ligamentos y huesos que sirven de soporte a los dientes. Digamos que es una evolución de la gingivitis, enfermedad que pudimos ver en el último artículo de este blog.

 

La limpieza dental es una de las bases del tratamiento contra la periodontitis

La limpieza dental es una de las bases del tratamiento contra la periodontitis

 

Cuando la gingivitis se deja que avance sin poner remedio, se produce la periodontitis. La infección e inflamación se extienden desde las encías hasta los ligamentos y el hueso que sirven de soporte a los dientes. Debido a la infección que ello conlleva, los dientes pierden sujeción y producen aflojamiento y finalmente se produce la caída del diente. La periodontitis es la causa principal de la caída de los dientes en los adultos. Ésta enfermedad, no es común en los niños pequeños, pero se puede incrementar durante los años siguientes, incluso llegando a la adolescencia.

Cómo ya comentamos anteriormente, la placa y el sarro se acumulan en la base de los dientes. La inflamación debida a esta acumulación hace que entre la encía y los dientes se formen bolsas llenas de sarro y de placa. La inflamación del tejido blando atrapa la placa en la bolsa. La inflamación de forma permanente, lleva al daño de los tejidos y el hueso alrededor del diente afectado. Ya que la placa contiene bacterias, es probable que la infección haga su aparición, como también lo puede hacer un absceso dental, lo cual aumenta la tasa de la destrucción ósea.

Los síntomas de la periodontitis son los siguientes: halitosis ó mal aliento, el color de las encías se vuelve un rojo brillante o con tonalidad púrpura, las encías sangran con facilidad, encías muy sensibles al tacto, o al contacto con los alimentos, dientes flojos. Al ser la periodontitis una evolución ó el siguiente paso de la gingivitis, los síntomas iníciales, son bastante similares a la gingivitis.

Un examen de la boca y los dientes por parte del odontólogo muestra encías blandas, inflamadas y de color rojo púrpura. Los depósitos de placa y el sarro se pueden ver en la base de los dientes y las bolsas en las encías pueden estar agrandadas.

En estos casos, el dentista utilizará radiografías dentales para revelar la pérdida de soporte y fijación del hueso y también pueden mostrar la presencia de depósitos de placa bajo las encías.

En cuanto al tratamiento sobre la periodontitis, es reducir la inflamación y eliminar las bolsas que contienen sarro y placa. Es muy importante realizar una limpieza dental completa en la cual se pueden usar instrumentos o aparatos para aflojar y eliminar la placa y el sarro de los dientes.

Incluso después de realizarse una limpieza dental profesional, para reducir el riesgo de enfermedad periodontal, es muy recomendable saber cómo se han de cepillar correctamente los dientes y conocer el uso y aplicación de seda dental. Los pacientes que sufren de periodontitis deben hacerse una limpieza dental profesional cada tres meses.

Es posible que se requiera abrir y limpiar las bolsas profundas en las encías y brindar soporte a los dientes flojos, con lo cual, la cirugía puede ser necesaria. También puede llegar el caso en el que sea probable que el odontólogo tenga que extraer uno o varios dientes, de manera tal que el problema no empeore y se propague a los dientes adyacentes.

Para algunos pacientes, la eliminación de la placa dental de las encías inflamadas puede ser molesta e incómoda. Aunque una vez iniciado el tratamiento, el sangrado y la sensibilidad de las encías deben desaparecer al cabo de una o dos semanas.

El mejor método de prevenir la periodontitis, es una buena higiene dental, la cual ha de incluir el uso de seda dental y un cepillado meticuloso, así como una limpieza dental profesional con regularidad.

Enfermedades Bucodentales: Gingivitis

Enfermedades bucodentales: Gingivitis

Unas de las enfermedades bucodentales más común, junto con la caries dental, es la gingivitis. Pero, ¿en qué consiste la gingivitis?, ¿cuáles son sus síntomas?, ¿y su tratamiento?. En el artículo de hoy vamos a conocer más a fondo esta enfermedad que afecta directamente a las encías.

 

Gingivitis

Gingivitis

 

Como ya hemos mencionado, la gingivitis es una enfermedad que hace que las encías se inflamen, así pues es la inflamación e infección que destruyen los tejidos de soporte de los dientes. Esta infección puede afectar a las encías, los ligamentos periodontales y los alvéolos dentales (hueso alveolar). La causa de la aparición de gingivitis, suele ser la acumulación de placa bacteriana en los dientes. Hay que recordar que la placa bacteriana, es una acumulación de residuos de alimentos, combinados con moco y otros elementos que son los principales responsables de la aparición de caries dental.

Si esta placa no se elimina, se convierte en un depósito duro denominado sarro que queda ubicado en la parte inferior del diente, y esto produce una irritación de las encías, debido a las bacterias y toxinas que contiene.

Existen ciertos factores que aumentan el riesgo de padecer gingivitis, los cuales son:

  • La mala higiene dental, el hecho de no lavarnos los dientes y complementar esta limpieza con otros métodos como por ejemplo el enjuague bucal ó el uso del hilo dental.
  • Diabetes no controlada.
  • El embarazo, debido a los cambios hormonales que se producen en el cuerpo de la mujer, la sensibilidad de las encías puede verse afectada.
  • Deformidad en la alineación de los dientes, el no tener una dentadura alineada, hace que en los huecos formados por la deformidad de los dientes, sea más difícil de llegar a ellos a la hora del cepillado de dientes con lo que se aumenta la posibilidad de acumular sarro.
  • La edad. En ciertos momentos de la vida, podemos llegar a padecer gingivitis, sobre todo en la época de la pubertad, ya que es una época en la cual se producen muchos cambios hormonales.

Entre los síntomas de la gingivitis podemos encontrar los siguientes: se identifica un sangrado de las encías a la hora de cepillarnos los dientes, tanto con un cepillo duro como con un cepillo suave. El color de las encías cambia y se vuelven de un color rojo brillante, además las encías se vuelven sensibles al tacto, por último podemos encontrar úlceras bucales. Si tenemos estos síntomas, lo más recomendables es acudir a nuestro dentista para que nos disponga bajo tratamiento. El dentista profesional, realizará los reconocimientos oportunos y diagnosticará si el problema se debe a gingivitis ó por el contrario a otra patología bucal.

En el caso de que se trate de gingivitis, el tratamiento a seguir será el siguiente:

Antes de nada, el dentista realizará una limpieza bucal, para eliminar impurezas y el sarro acumulado. Tras esto, si el profesional lo cree necesario, le indicará al paciente como debe de hacerse un cepillado de dientes y el uso de la seda dental, para limpiar aquellos puntos inaccesibles por el cepillo. El dentista puede recomendar en estos casos realizar una limpieza dental profesional como mínimo dos veces al año. El sangrado y la sensibilidad de las encías deben disminuir al cabo de una o dos semanas después de una limpieza profesional y de una buena higiene oral en casa.

La mejor forma de prevenir la gingivitis, es la buena salud bucal, a su vez, la base de una salud dental óptima, es el cepillado diario de los dientes (como mínimo dos veces al día), el uso de seda o hilo dental, también debe de estar presente en nuestra rutina de limpieza bucal, ya que además de limpiar los dientes en profundidad, nos ayuda a alcanzar esos rincones que con el cepillo no nos son posibles de limpiar.