Zirconio: Estética y Compatibilidad

Zirconio: Estética y Compatibilidad

Muchos de nosotros hemos oído hablar de las prótesis de Zirconio, pero, ¿realmente sabemos qué tipo de material es el Zirconio?. ¿Qué aplicaciones tiene en cuanto a salud bucal?. En este artículo os aclararemos esta y otras dudas sobre este material tanto novedoso como interesante.

 

Prótesis de Zirconio

Prótesis de Zirconio

 

El zirconio es un material muy novedoso e interesante para las prótesis dentales, ya que posee una alta biocompatibilidad comparado con otras prótesis. Esta afinidad, es la responsable de la resolución de problemas estéticos bucales y dan lugar a una sonrisa natural y atractiva.

Sus propiedades translúcidas son comparables a la de los dientes naturales, su semejanza y compatibilidad es muy elevada y constan de color blanco, lo que les hace los sustitutos ideales de los dientes naturales. Además, la posibilidad de darle forma, su resistencia y alta tenacidad a la fractura son otras de las ventajas de este gran material.

El uso del zirconio, permite a los médicos dentistas, sustituir las aleaciones de metal  y cerámica que hasta hace muy poco tiempo eran el único sistema empleado en este tipo de situaciones dentales. Cabe mencionar que el zirconio es un material que se ha estado utilizando en cosmética dental durante muchos años y es aceptado como el material perfecto para prótesis dentales.

La estética es un punto muy a tener en cuenta a la hora de sustituir un diente natural por una corona de zirconio, ya que al tratarse de un material blanco y translúcido nos permite realizar prótesis de aspecto aún más natural.

Las ventajas del uso del zirconio en odontología son varias, entre las cuales destacan:

  • La biocompatibilidad antes mencionada. El zirconio es el material ideal para la sustitución de los dientes debido a la afinidad con los propios dientes naturales y encías.
  • El factor estético es muy importante. Ya que se trata de un material bastante semejante a los dientes naturales.
  • La resistencia de este material es extrema, lo que unido a los factores anteriores lo hace el candidato perfecto para la sustitución de cualquier diente.

 

Los implantes dentales de zirconio, van ligados a una tecnología, la cual permite la creación de prótesis de zirconio escaneadas y procesadas por ordenador. Estamos hablando de la tecnología CADCAM. El zirconio reemplaza a las coronas de metal antiguas creando una apariencia más natural.

Hoy en día, la tecnología CADCAM junto con el zirconio permiten a los dentistas ofrecer prótesis dentales fabricadas mediante un proceso muy preciso, estandarizado y ajustándose a las necesidades individuales de cada paciente.

La tecnología CADCAM consta de varios procesos, en primer lugar se realiza una exploración del diente o del implante. Tras esto, se realiza un diseño por ordenador de la prótesis en cuestión, usando tecnología en tres dimensiones, esto le ofrece al dentista conocer los puntos de inserción. Una vez que el diseño esté preparado, gracias al modelado posterior, el dentista puede obtener una gran cantidad de información sobre la futura prótesis.

En los procesos de fabricación de prótesis dentales mediante la técnica CADCAM, contamos con las siguientes ventajas, las cerámicas a utilizar son altamente traslúcidas, lo que beneficia la estética dental. A su vez, la precisión en el ajuste de los dientes es muy elevada, con lo que el rendimiento a largo plazo está asegurado.

Hay que tener en cuenta a la hora de hablar de prótesis de zirconio, una serie de ventajas, por ejemplo, las prótesis de zirconio no son conductores de electricidad ni tampoco del calor. Las coronas de zirconio, son más fuertes en comparación con otros metales dentales. Otro aspecto importante es que si se produce una alergia a dichos metales se puede tratar, mejorando así la experiencia del paciente.

Equipo Humano en una Clínica Dental

Equipo Humano en una Clínica Dental

La mayoría de los pacientes están familiarizados con el universo dental, es decir, por regla general, el paciente sabe lo que es una ortodoncia y de qué trata, sabe lo que es una prótesis de zirconio ó incluso cómo debe cepillarse los dientes. Pero conoce todas aquellas personas que forman parte de un equipo dental. Existen varias figuras de médicos dentistas cada uno de su especialidad, en este artículo vamos a ver el papel que juega cada uno de ellos.

 

Equipo Humano

Equipo Humano

 

Los dentistas han de tener un grado de doctorado dental ó de doctorado en medicina dental. La mayoría de los procedimientos dentales, pueden ser llevados a cabo por un dentista general, aunque, el paciente puede ser derivado a un especialista si el dentista general lo cree necesario.

Las diferentes tipos de figuras que podemos encontrarnos en nuestra clínica son los siguientes:

Dentista: Es la principal figura de la clínica dental, solo un dentista cualificado y certificado, puede diagnosticar problemas de salud bucal, planear tratamientos ó recetar medicamentos. Bajo la propia supervisión de un dentista certificado, un dentista puede derivar partes de un tratamiento dental a otros miembros de su equipo auxiliar.

Higienista Dental: Es un experto en la prevención de patologías bucales y especialista encargado de realizar las terapias de carácter reversible. Existen varias categorías de higienistas dentales, el Higienista Dental Registrado, Registrado en Funciones Extendidas y Registrado en Consulta Alternativa. Cada uno de ellos con sus propias competencias.

El Higienista Dental Registrado, usa sus conocimientos y habilidades para ayudar a prevenir y detectar los padecimientos bucales, limpiar dientes, aplicar materiales preventivos a los dientes y enseñar al paciente sobre todos los aspectos y cuidados de la higiene bucal.

El Higienista Dental Registrado en Funciones Extendidas, puede hacer todas las labores de un Higienista Dental registrado y que además ha completado su educación y un entrenamiento adicional que le permite hacer labores adicionales.

El Higienista Dental Registrado en Consulta Alternativa, puede hacer todas las labores de un Higienista Dental Registrado y que además ha completado su educación y un entrenamiento adicional que le permite ofrecer servicios de higiene dental en varios lugares independientes al consultorio dental.

Asistente Dental: es aquella persona que tiene competencia técnica y conocimientos científicos para colaborar con el Odontólogo en la atención de los problemas de salud bucal. Bajo la supervisión de un dentista certificado, el asistente dental puede realizar labores como por ejemplo, preparar a los pacientes para el tratamiento dental, preparar materiales que se utilizarán en los procedimientos dentales, asistir al dentista a su lado, y tomar y procesar Rayos X.

Existen varias categorías de Asistente Dental:

El Asistente Dental Registrado, realiza todas las labores y procedimientos que un asistente dental, pero además, puede realizar otros procedimientos de tratamiento dental dentro del rango de su certificación.

El Asistente Dental Registrado en Funciones Extendidas, puede realizar todas las labores y procedimientos que pueden hacer los asistentes dentales y además, pueden realizar procedimientos de tratamiento dental dentro del rango de su certificación en un abanico más amplio que los Asistentes Registrados.

También existen otros profesionales llamados Protésicos Dentales, los cuales pueden trabajar en la misma clínica ó de una manera externa a ella, en laboratorios privados. El Protésico Dental, es el profesional que se encarga de de diseñar, elaborar, fabricar y adaptar las distintas prótesis dentales existentes, así como los aparatos de ortodoncia removible, las férulas dentales, las cubetas de impresión individuales y demás.

 

Como podemos ver, estos son algunos de los tipos de profesionales dentro de la amplia gama de la salud dental. Todos ellos forman parte de una clínica o centro de salud dental.

Cuidado dental

Cuidado dental

El cuidado dental es muy importante para prevenir enfermedades dentales causadas por la placa, la cual es una combinación de bacterias y de restos de alimentos. Como ya vimos en post anteriores, las enfermedades más comunes son la caries dental y demás enfermedades relacionadas con las encías. La mayoría de estas enfermedades se previenen con una buena salud dental, la cual debemos cuidar cepillándonos nos dientes después de cada comida ya que la placa tarda unos 20 minutos en acumularse.

 

Cuidado Dental

Cuidado Dental

 

Si los dientes no se limpian bien cada día, la placa llevará a la formación de caries dental. Con el tiempo, la placa se endurece hasta formar sarro. La placa y el sarro son los responsables de que aparezcan los siguientes problemas:

Caries dental: La caries es un trastorno muy común. Se trata de agujeros que se forman en los dientes y que dañan su estructura como consecuencia de la desmineralización provocada por los ácidos que genera la placa bacteriana.

Gingivitis: Se trata de la inflamación e infección que destruyen los tejidos de soporte de los dientes. Esto no solo afecta a las encías, sino también a otras partes, como a los ligamentos periodontales y los alvéolos dentales.

Periodontitis: Es una infección e inflamación de los ligamentos y huesos que hacen de soporte para los dientes. La causa principal de periodontitis es dejar que la gingivitis avance sin poner tratamiento de por medio para su freno.

Halitosis: Nos referimos a halitosis al mal aliento que se despide por la boca. Normalmente la halitosis está relacionada con una mala salud bucal, ya que el mal aliento se debe a que las bacterias, segregan compuestos de azufre, y esto provoca el mal olor.

Estos son los problemas más comunes de una mala higiene dental. Para combatir estas enfermedades, se han de seguir una serie de rutinas e indicaciones, por ejemplo, cepillarse los dientes como mínimo dos veces al día. Una después de la comida y otra antes de irnos a la cama.

Los dentistas, recomendamos el uso de hilo dental para obtener una limpieza óptima de nuestra boca, ya que el hilo dental, consigue alcanzar zonas que son inaccesibles por el cepillo.

Es recomendable acudir al dentista para un examen y una limpieza rutinaria por lo menos una vez cada seis meses, así tendremos una boca saludable y podremos prevenir otro tipo de enfermedades como por ejemplo la caries dental.

En el caso de que usted lleve prótesis dentales, debe de mantenerlas siempre lo más limpias posibles, ya que pueden quedar restos de alimentos ubicados en zonas de estas prótesis y pueden dar lugar a un foco de bacterias.

Complementar la limpieza bucal con otros medios como el enjuague bucal, también ayuda a tener una buena salud dental.

También es importante saber cómo limpiarse los dientes y qué tipo de cepillo usar. Se ha demostrado que el cepillo eléctrico es más efectivo frente a un cepillo manual.

Como hemos mencionado anteriormente, una limpieza bucal cada seis meses es muy recomendable para la salud de nuestra boca, ya que el dentista, utiliza una serie de instrumentos que hacen muy efectiva la eliminación del sarro acumulado, además de poder llegar a zonas que nosotros mismos no alcanzamos con los cepillos convencionales. Hay que mencionar que la limpieza profesional incluye raspado y pulimento de dientes, lo cual hace necesario que el dentista requiera del uso de varios instrumentos o dispositivos para aflojar y remover los depósitos de los dientes.

En definitiva, para gozar de una buena salud bucal, se han de cepillar los dientes como mínimo dos veces al día, complementar esta limpieza con hilo dental y enjuague bucal, y visitar a nuestro dentista al menos una vez cada seis meses.

Limpieza Dental Profesional

Limpieza Dental Profesional

Uno de los servicios más demandado dentro del mundo de la odontología, es la limpieza dental. Cabe destacar que dicho procedimiento dental, es un método excelente para la prevención de otras enfermedades dentales, como por ejemplo puede ser la caries.

 

Limpieza Dental Profesional

Limpieza Dental Profesional

 

Mucha gente se pregunta en qué consiste la limpieza dental, cómo se lleva a cabo ó que instrumentos utiliza el dentista para llevar a cabo su función. En el artículo de hoy, os aclararemos todas esas dudas.

En visión general, la limpieza dental consiste básicamente en quitar sarro y manchas de los dientes ó debajo de las encías. El procedimiento completo suele durar de unos 30 a 45 minutos aproximadamente. Es muy importante que este procedimiento se lleva a cabo de manos de un profesional, ya que si la limpieza se realiza de manera incorrecta, el paciente podría sufrir lesiones que pueden derivar en serios problemas bucales.

Si el paciente presenta una enfermedad grave en las encías no podrá someterse a una limpieza dental, ya que el procedimiento de limpieza afectaría negativamente en su salud bucal. Salvo pequeñas excepciones, todas las personas pueden someterse a una limpieza bucal.

Para mantener una buena salud dental es fundamental cepillarse los dientes, usar hilo dental, visitar regularmente al dentista y realizar una limpieza dental cada 6 meses.

Una de las grandes preguntas con las que se encuentran los dentista a diario es la siguiente: ¿cada cuanto tiempo he de hacerme una limpieza dental?. Si han pasado más de 3 meses desde tu última visita al dentista, es recomendable que vayas a hacerte una revisión y una limpieza dental. Existen pacientes que se realizan una cada año, pero la mayoría de los dentistas recomiendan una limpieza dental cada 6 meses, dependiendo de la higiene bucal de cada paciente.

La mayoría de los pacientes y los dentistas, están de acuerdo que la limpieza dental es molesta pero no dolorosa, que un procedimiento de limpieza bucal sea doloroso, está relacionado con las encías del paciente y la delicadeza del profesional que lleva a cabo la limpieza, aunque al margen de esto, el paciente recibirá anestesia antes del procedimiento.

Las ventajas de una limpieza dental son varias, por un lado, una limpieza dental deja la boca del paciente en un estado óptimo, ya que se elimina la placa dentobacteriana y las manchas superficiales; reduce la inflamación de las encías y refuerza el esmalte y protección de los dientes, dejando una boca limpia y sana. Otra de las ventajas de la limpieza dental, es que se limpian zonas de los dientes que son muy difíciles de limpiar con el cepillo de dientes, con lo cual, se consigue una limpieza más profunda y eficiente.

El proceso de limpieza dental consta de los siguientes pasos:
Primero, el dentista, utilizando una solución reveladora, lupa y demás herramientas, identifica las zonas más afectadas por la placa, sarro y demás. Tras esto, limpian las superficies de los dientes y especialmente, el que está introducido debajo de la encía, ya que éste es el responsable de la enfermedad periodontal.

Tras dejar bien limpios los dientes, damos paso a las encías, ya que la limpieza de encías, ayuda a prevenir enfermedades periodontales. Tras limpiar las encías, se pasa un hilo dental y un cepillo especial entre los huecos de cada diente. El último paso es pulir los dientes. Usando una pasta basada en flúor, la cual tiene propiedades blanqueadoras, el dentista pule los dientes para dejarlos limpios. Tras esto, se aplica un gel antiinflamatorio para las encías.

La herramienta más usada por los profesionales para realizar una limpieza dental es el raspador en forma de hoz. Se usa para quitar grandes cantidades de sarro.

En definitiva, la limpieza dental es un procedimiento clave para mantener nuestros dientes y encías sanos y en buen estado.