La nutrición y la salud bucodental

La nutrición y la salud bucodental

La nutrición es un aspecto muy importante a tener en cuenta a la hora de cuidar nuestra salud bucodental. A través de la energía de los alimentos que ingerimos, nuestro cuerpo forma y renueva estructuras corporales y regula las numerosas reacciones que se producen en nuestro organismo.

 

La nutrición y la salud bucodental

La nutrición y la salud bucodental

 

En lo que respecta a la salud bucal, la nutrición juega un papel importante, ya que los hábitos alimenticios que tengamos, marcaran la salud de nuestra boca. Una buena alimentación desde edades tempranas, nos evitará muchas complicaciones en el futuro al igual que prevenir problemas de salud.

Los alimentos que ingerimos y la frecuencia con la que comemos afectan al estado general de nuestros dientes y encías. Si por ejemplo, consumimos muchos azúcares en nuestra dieta ó aperitivos poco nutritivos, corremos el riesgo de sufrir caries dental, la cual es la causa más común de las visitas de los niños al dentista. Recordamos de anteriores post que la caries se produce cuando las bacterias entran en contacto con el azúcar en la boca y causan los ácidos que atacan los dientes durante 20 minutos o más.

Existen alimentos cuyas propiedades, pueden fortalecer la inmunidad y mejorar la capacidad del organismo para combatir las bacterias y la inflamación, lo cual puede proteger los dientes y las encías. Si la dieta que normalmente seguimos carece de ciertos nutrientes, puede ser más difícil que los tejidos de la boca resistan una infección. Esto puede contribuir a la enfermedad de las encías. Un caso grave de la enfermedad de las encías es una de las principales causas de pérdida dental en adultos. La enfermedad avanza de forma más rápida y es potencialmente más grave en personas con una mala alimentación.

Los alimentos ricos en calcio y vitamina D, como la leche y otros productos lácteos, ayudan a tener unos huesos y dientes sanos. Por ejemplo el queso, emite una gran cantidad de calcio que se adhiere a los dientes, protegiéndolos contra el ácido que causan las caries.

No sólo es importante el qué comer, sino también cuándo comer, ya que los alimentos que se consumen en el marco de una comida resultan menos nocivos porque mientras comemos, se libera más saliva y esta, ayuda a eliminar los alimentos de la boca y contribuye a reducir los efectos de los ácidos que causan la caries. Mientras tanto, si solemos tomar aperitivos a modo de tentempié fuera de las comidas, al haber segregado menos saliva, por lo tanto hay menos disolución de los ácidos con lo cual hay un alto riesgo de caries.

El número de comidas al día también es importante, ya que se aconseja realizar al día 5 comidas, desayuno, almuerzo, merienda y cena. Los alimentos que se consumen como parte de una comida causan menos daño a los dientes, porque se libera más saliva durante una comida, ya que como hemos mencionado antes, la saliva ayuda a lavar los ácidos que desprenden los alimentos que pueden dañar los dientes y causar caries.

Otro de los factores a tener en cuenta es la erosión dental, que es la pérdida del tejido dental duro provocada por el debilitamiento del esmalte dental, causado por el ácido de muchos alimentos y bebidas.

Es recomendable lavarse los dientes como mínimo dos veces al día, una al levantarnos, antes de desayunar, y otra por la noche antes de irnos a dormir. Aunque el proceso de cepillarse los dientes, al no causar daño ni erosión en el esmalte, podemos realizarlo tras cada comida.

En definitiva, una buena alimentación nos ayuda a mejorar nuestra salud bucal. Siguiendo una buena dieta y teniendo al día las revisiones en nuestra clínica dental gozaremos de una buena salud bucal.

Educación Dental: Mujeres Embarazadas

Educación Dental: Mujeres Embarazadas

¿Existen zonas de nuestra boca que se ven afectadas durante el embarazo?, ¿los cambios hormonales que se producen durante el embarazo pueden producir caries ó gingivitis?. Seguro que todas estas preguntas las habrás oído de mano de mujeres embarazadas. A través de este artículo, vamos a conocer que efectos pueden tener los cambios hormonales en la salud dental de una mujer embarazada.

 

Educación Dental: Mujeres Embarazadas

Educación Dental: Mujeres Embarazadas

 

Durante el embarazo, los dientes y las encías se ven afectados, los cambios hormonales y vasculares que se producen, pueden provocar caries, gingivitis, erosión del esmalte o movilidad dentaria. Para tener una boca sana, la principal prioridad es prevenir la caries y la gingivitis. Todos estos problemas, aparecen a partir del segundo o tercer mes de gestación, y se acentúan y van en aumento hasta el octavo mes, siendo menos severos en el noveno mes de embarazo.

Conocida  como gingivitis gravídica o del embarazo, se caracteriza  por inflamación, sangrado y enrojecimiento de las encías causado por pequeños cúmulos de placa o irritantes como el sarro, el cual, se debe a la especial sensibilidad que produce el aumento de la hormona progesterona.

Si las encías de la paciente embarazada, tienen una buena salud al comienzo del embarazo, hay menos posibilidades de que pueda desarrollar estos problemas. La gingivitis en el periodo de gestación, suele afectar más a las encías que previamente hayan estado enfermas. Si a la paciente con anterioridad le ha ocurrido esto, corre mayor riesgo de desarrollar gingivitis gravídica.

Las nauseas y vómitos  durante los primeros meses de la gestación producen la erosión del esmalte dental en el 2% de las mujeres. Otros problemas derivados, son la sequedad en la boca (xerostomía fisiológica) y la movilidad dentaria son otras patologías que podrían aparecer.

Si no se realiza un tratamiento contra la gingivitis gravídica, se corre el riesgo de que afecte al hueso y que dañe a los demás tejidos circundantes. Durante el embarazo, el organismo produce un gran número de estrógenos y progesterona, y debido a esto, se pueden llegar a desarrollar una mayor cantidad de problemas gingivales. Debido a que los tejidos se encuentran en un estado de hipersensibilidad, cualquier factor irritante puede provocar una fuerte reacción inflamatoria.

Ante esta situación es recomendable ponerse en manos de profesionales especializados, ya que pueden ayudarle a eliminar los factores irritantes, limpiar las superficies de las raíces de los dientes y asegurarse de la eficacia de la higiene diaria oral con cepillado y limpieza interdental. Para esto es aconsejable que visita a su dentista para que le realice una revisión en durante los meses de embarazo.

Si la inflamación gingival se localiza en un nódulo o agrandamiento de la encía  se denomina épulis gravídico o tumor del embarazo. El tumor gravídico no es en ningún caso cancerígeno, ya que se debe a una extrema reacción de la encía ante la presencia de un factor irritante. Dicho tumor no es doloroso, pero puede serlo si el agrandamiento adquiere tal tamaño que afecte a la hora de masticar o si acumula exceso de restos alimenticios. La mayor parte de los épulis gravídicos ceden al tratamiento profesional al eliminar los irritantes locales que los producen. Cualquier tratamiento sobreañadido a la paciente, debe de ser consultado con el dentista y con el ginecólogo.

La gingivitis gravídica como el tumor del embarazo suelen ceder al término de la gestación, pero a pesar de ello no desaparecen por completo de forma espontánea, por lo que necesita tratamiento.

En definitiva, para evitar los principales problemas dentales propios del embarazo, se debe de tener una higiene dental adecuada, esto incluye llevar una dieta equilibrada, así como evitar el tabaco, controlar la diabetes y visitar al dentista, son fundamentales para tener una correcta salud oral durante el periodo de gestación.

El Tratamiento del Implante Dental

El Tratamiento del Implante Dental

Los implantes dentales son una de las mejores formas de tratamiento para reemplazar los dientes perdidos, en lugar de utilizar prótesis removibles o usar los dientes adyacentes como soporte, tal y como sucede con el uso de los puentes. En este artículo, vamos a sumergirnos en el mundo de los implantes dentales y veremos concretamente qué son, para qué sirven, y demás dudas posibles.

 

Implantes dentales

Implantes dentales

 

Los implantes dentales son raíces artificiales, creados para sustituir dientes ausentes o perdidos por cualquier causa, capaces de integrarse hasta el punto de convivir de forma sana y totalmente natural con el resto de los tejidos de la boca. Pueden estar fabricados de titanio puro ó en casos de zirconio. El objetivo del implante es hacer de “raíz” de la prótesis dental para que dicha prótesis quede perfectamente sujeta.

Como hemos mencionado anteriormente, los implantes dentales están fabricados en su mayoría por titanio quirúrgico, el cual se ha demostrado que es biocompatible, estable y tiene capacidad para integrarse con el hueso. Se trata de un metal que no ha demostrado toxicidad ni irritaciones en los tejidos cercanos.

El implante, se sujeta al hueso mediante un proceso llamado Osteointegración, en el cual, el propio organismo, establece una relación entre el hueso y la superficie del implante. Dicho proceso es muy estable y el paciente puede disfrutar de su implante durante años.

La función de un implante dental es reemplazar un diente perdido sin necesidad de utilizar dientes adyacentes, consiguiendo así una estética y una funcionalidad de la dentadura precisa.

Si la carencia de dientes es considerable, se puede utilizar lo que se denomina “puente”. Se trata de una prótesis que puede ir sujeta a los dientes que rodean esta carencia.

La mayoría de los pacientes, al hablar de implantes dentales, tienen la idea inicial de que este tratamiento es muy molesto, pero es todo lo contrario, el procedimiento quirúrgico, habitualmente, se realiza con una molestia mínima ó casi nula. La gran mayoría de las intervenciones, se realiza con anestesia local, simplemente el paciente percibe sensaciones de presión en la zona.

El tratamiento debe de estar bien planificado y detallado en varias visitas al dentista, estas visitas tienen varios objetivos, elegir con el paciente la época ideal para iniciar el tratamiento, ya que se puede alterar el ritmo de vida del paciente hasta que finalice el tratamiento. También se llevará a cabo la valoración del estado de salud bucal, para conocer posibles riesgos de la cirugía. Y por último, recuperar la salud bucal.

Una de las cuestiones más comunes que los pacientes preguntan, es si se pueden colocar los implantes dentales tras retirar los dientes afectados, si la naturaleza de quitar esos dientes, es una infección, el paciente deberá esperar un tiempo prudencial para que el lecho óseo del diente vuelva a la normalidad, este tiempo de espera variará según el paciente.

¿Existen problemas derivados del tratamiento?, generalmente, el 90% de los implantes colocados funcionan perfectamente tras 15 años. Los problemas que puede causar un tratamiento de implante dental, se da en la etapa inicial de dicho tratamiento, debido a que el implante no se integra correctamente, esto ocurre cuando las condiciones de salud de la boca del paciente no son buenas.

Las similitudes de un implante dental con el diente natural son bastantes. Muchas personas afirman que, los implantes dentales, les otorgan una mayor sujeción, seguridad y firmeza que un diente natural, estas cualidades son muy importantes a la hora de que el paciente se encuentre seguro al masticar.

Otra cualidad muy importante de un implante dental es la sujeción. Una vez que el implante esté colocado, no se puede quitar, se necesitaría una intervención quirúrgica llevada a cabo por un profesional para retirar el implante.

En definitiva, los implantes dentales están considerados una forma efectiva para reemplazar los dientes que se han perdido. Cada día se incrementa el número de personas que los utilizan, la razón es muy simple y es que los implantes dentales funcionan.

Mejora tu sonrisa gracias a la ortodoncia

Mejora tu sonrisa gracias a la ortodoncia

Cada vez son más las personas que se preocupan por su salud bucal, pero además de esto, también se está incrementando el porcentaje de personas que quieren tener unos dientes sanos y bien colocados. Es aquí donde entra en juego la ortodoncia dental.

 

Ortodoncia Estética

Ortodoncia Estética

 

La ortodoncia, es el área de la odontología que estudia, diagnostica y trata los problemas dentales relacionados con la posición, función… la parte más conocida es que trata de mover los dientes para ubicarlos en su sitio correcto, el que debían tener por naturaleza, también trata alteraciones de la mandíbula. El tratamiento es necesario, ya que mejora la salud bucodental y logra una armonía entre los dientes y la cara, lo que nos lleva a una sonrisa que realza la autoestima. Además del aliciente emotivo que conlleva una sonrisa bonita, la ortodoncia tiene otros fines más que estéticos, es decir, unos dientes bien alineados, facilitan mucho el cepillado, uso de hilo dental y reducción del nivel de caries y demás problemas dentales.

La corrección de los dientes mal ubicados, se lleva a cabo a través de unos aparatos dentales que suelen ser fijos ó removibles. Hoy en día se disponen de técnicas muy avanzadas que hacen que el uso de estos aparatos sea muy difícil de detectar.

En lo que se refiere a la edad, no hay límite de edad para realizar un tratamiento de ortodoncia, se pueden llevar aparatos de ortodoncia desde la edad infantil a la edad adulta.

Dependiendo de la gravedad de la situación, un tratamiento suele durar, en los casos más sencillos, de 6 a 8 meses frente a los casos más graves en los que el tratamiento puede llegar a durar 24 meses.

Existen varios cambios que se llevan a cabo cuando una persona se somete a una ortodoncia, como ya hemos comentado, la sonrisa en armonía con la cara, se obtiene una sonrisa mucho más natural e impactante, ya que la longitud, el ancho y el espesor de los dientes influye mucho en la estética. Hay que tener en cuenta que sonrisas bonitas, no significan sonrisas excesivamente blancas, una tonalidad excesivamente blanca en los dientes, da una sensación demasiado artificial y llega a ser antiestético.

La sonrisa de cada paciente es única, en Dentalbite, el objetivo es que sea natural y armónica.

El tratamiento de ortodoncia, se puede realizar de dos maneras:

La técnica fija mediante aparatología fija, compuesta de elementos adheridos a los dientes, bandas y brackets, a los que se ancla firmemente unos finos arcos elásticos de aleación metálica mediante el uso de un conjunto de ligaduras.

La técnica de removibles, que permiten ser retirados de la boca por parte del paciente. Ello le permite quitárselos durante la higiene oral y en las comidas. Se utilizan sobre todo como tratamiento en dentición temporal, en la edad temprana o infantil, donde determinados problemas diagnosticados a tiempo pueden llegar a corregirse, hasta tal grado que el tratamiento en la dentición permanente sea muy específico o incluso innecesario.

En muchas ocasiones los pacientes precisan de ambas técnicas para la resolución de sus problemas dentales.

 

En cuanto a la limpieza de los aparatos de tratamiento dental, es muy importante que los pacientes tengan plena consciencia de ello. Aquellos pacientes que estén usando un tipo de aparato fijo, son aquellos que tienen que ser más minuciosos con su limpieza bucal, ya que tras una limpieza poco profunda o insatisfactoria, pueden quedarse restos de comida entre los huecos del aparato, y esto ocasionar problemas como caries y demás problemas de encías.

Además de la limpieza, los portadores de un aparato de ortodoncia deben seguir las siguientes directrices para mantener el aparato en buen estado: evitar comer alimentos duros, así como nueces, almendras y demás. Evitar los alimentos pegajosos, tales como chicles, caramelos, turrones, etcétera. Cortar en trozos pequeños los alimentos con cuchillo y no con los dientes.