¿Qué tipo de pasta y cepillo de dientes debo usar?

¿Qué tipo de pasta y cepillo de dientes debo usar?

Ante la amplia oferta de dentífricos y cepillos que tenemos a nuestro alcance, elegir con acierto cuál meter en nuestra cesta de la compra exige su tiempo. A continuación presentamos una breve guía, sobre los tipos de dentífricos y cepillos que se  adaptan mejor a nuestras necesidades.

 

¿Que tipo de dentífrico y cepillo debo usar?

¿Que tipo de dentífrico y cepillo debo usar?

 

¿Qué tipo de pasta de dientes debo usar?

Hay que tener en cuenta diversos factores:

La textura: el cepillado es la parte más importante de la higiene dental, independientemente de la sustancia que se emplee. Si lo comparamos con barrer el suelo, lo importante es el tipo de cerdas de la escoba y la técnica que empleemos.

Según la textura, los dentífricos se pueden clasificar en: fluidos, crema o gel y con partículas.

  • Fluidos: recomendados para ortodoncias. Llegan con una mayor facilidad a las zonas complicadas a las que los cepillos alcanzan con dificultad, como el espacio que existe entre diente y metal.
  • Crema o gel: Son las más comunes. Casi tres cuartas partes de la población prefiere la clásica pasta.
  • Con partículas: Para la limpieza en profundidad. Son esferas limpiadoras y abrasivas que limpian mejor y pulen el esmalte. En algunos casos llevan flúor y sustancias que reducen la acidez, mejorando la remineralización para aumentar la dureza y el brillo.

Ingredientes específicos: aunque estos productos son efectivos, el tiempo de cepillado es tan breve que se hace imprescindible completar la higiene y tratamiento con un enjuague bucal. Así pues tenemos:

  • Caries: Fluoruro de estaño o sodio, reduce la acidez de la placa bacteriana y de la saliva, evitando la desmineralización del esmalte. También, rellenan cavidades por depósito.
  • Sensibilidad: Nitrato de potasio, despolariza el nervio, protegiéndolo de la descarga que provoca el dolor.
  • Gingivitis: Triclosán, es un antibacteriano no recomendado en menores de seis años.
  • Sarro: Hexametafosfato de sodio, combate las manchas y el sarro, impidiendo que se adhieran partículas a la dentina. Sílice, bicarbonato sódico, alúmina y fosfato cálcico pulen las áreas coloreadas.
  • Tono: Peróxido de carbamida, las pastas y enjuagues blanqueadores no profesionales no pueden tener más de un 1 % de este ingrediente, por lo que el efecto es mucho más suave.

Una vez expuestas las diferentes tipos de pastas de dientes, vamos a explicar el tipo de cepillo, indispensable para la limpieza bucal.

Cómo elegir un cepillo de dientes:

Además del color, los cepillos de dientes poseen otras cualidades y características:

Firmeza de las cerdas: los cepillos suaves son recomendados por los dentistas para el uso diario. A menos que su dentista le aconseje lo contrario, busque un cepillo con la etiqueta que indique “suave” en el paquete.

Forma de las cerdas: los extremos de las cerdas pueden ser puntiagudos o redondeados. Este es un pequeño detalle que puede marcar una enorme diferencia. Es menos probable que las cerdas redondeadas dañen el delicado tejido de la encía.

Superficie de las cerdas: la forma de la cara de las cerdas que hace contacto con los dientes cambia el efecto. Los cepillos planos y con multinivel son los mejores para obtener una limpieza completa de nuestra boca.

Diseño del mango: elija lo que sea más cómodo para usted. Todos los mangos parecen ser igualmente efectivos cuando se utilizan correctamente. Los cepillos con mangos grandes a menudo son más fáciles de agarrar para los niños.

Forma y tamaño de la cabeza: los cepillos de dientes vienen de todas las formas y todos los tamaños. Elija la forma que sea más cómoda para su boca. Si tiene una boca pequeña, elija un cepillo compacto.

Cepillos de dientes eléctricos: los cepillos de dientes eléctricos son igual de efectivos que los manuales cuando utiliza las técnicas de cepillado adecuadas. Los cepillos eléctricos pueden ser una excelente opción para las personas que tienen problemas para llegar a las esquinas de su boca y para las que tienen problemas para cepillarse durante los dos minutos recomendados.

Los cepillos de dientes tienen una vida útil de tres meses, pero siempre que las cerdas comiencen a doblarse hacia afuera, es momento indicado para sustituirlo por otro nuevo.

El Empaste Dental: técnicas, cuidados, mantenimiento

El Empaste Dental

El empaste dental se realiza mediante la técnica de la obturación. Es una de las técnicas más conocidas. Consiste en limpiar la cavidad creada por la caries y rellenarla de alguno de los materiales adecuados. De este modo, se conserva la anatomía dental ayudando a mantener la estética y la funcionalidad del diente. Un buen empaste asegura una buena masticación.

 

Empaste Dental

Empaste Dental

 

El objetivo del empaste dental es reparar un diente cariado. Los odontólogos utilizan también el término “obturar” para referirse a empastar. Básicamente se limpia la cavidad dejada en el diente por una caries y después se rellena con aun material especial. Los motivos para hacer un empaste son tanto de salud como estéticos.

Resumiendo el concepto, el empaste es el resultado de colocar un material restaurador para remodelar un diente con caries que ha sufrido una pérdida parcial de su masa. El empaste no solo se realiza en dientes con caries sino también en piezas que tienen malformaciones debidos a agentes externos, como pueden ser golpes y demás.

Tipos de empaste dental

Entre los más comunes destacan las resinas compuestas, la amalgama de plata, los ionómeros de vidrio, los compomeros, los cementos.

Los materiales más utilizados para realizar un empaste son las resinas compuestas y sobre todo, la amalgama de plata que está dejando de utilizarse debido a su color negro brillante poco estético. Muchas personas también consideran que este tipo de empastes son tóxicos porque incluyen mercurio. Ninguna de las comunidades dentales del mundo reconoce este hecho.

Pasos para realizar un empaste dental:

1.- Localizar el foco de la caries, usando una sonda dental que explora el diente en busca de fisuras o lesiones. El dentista puede ayudarse del diagnóstico laser y de la radiografía digital.

2.- Una vez localizada la caries se hace una limpieza usando el torno del dentista, instrumento que parece un taladro pequeñito. Si la caries es profunda debe de administrarse anestesia local.

3.- Una vez esté lista la cavidad donde se hará el empaste, se aplica un agente grabador y, tras lavar abundantemente con agua, un adhesivo para que el empaste quede bien sujeto para que no se caiga.

4.- Se  coloca el empaste para rellenar la cavidad dental dejada por la caries. El empaste se aplica en pequeñas capas y se va endureciendo con una lámpara LED.

5.- Una vez que se ha restaurado la pieza dental con el empaste, hay que pulir el empaste y hacer pruebas de mordida para que el diente empastado sea lo más parecido posible a la pieza original.

 

Un diente afectado por la caries que no es tratada a tiempo, puede originar dolor de dientes, dificultades para masticar, problemas en la mandíbula o abscesos que pueden volverse graves. Una porción de diente con caries, tiene bacterias que podrían extenderse y avanzar hacia las otras capas dentales causando un daño irreversible.

Cuidados y mantenimiento

Tras la implantación del empaste, tu dentista te pedirá que no comas nada aproximadamente por una hora. Si tienes sed puedes tomar agua regular después de 30 minutos. Si te han colocado un empaste de color blanco o natural, evita las bebidas de color ya que podrían dejar manchas. La solidez del empaste puede verse comprometida, si se interfiere con el proceso de secado. Para mantener el empaste en buen estado debes de realizar las siguientes acciones:

  • Cepilla tus dientes regularmente con una pasta dental con floruro.
  • Restringe el consumo de azúcar.
  • Sé cuidadoso al masticar alimentos duros.
  • Mantén una buena salud bucal.

 

El tratamiento de empaste suele tardar menos de una hora. Tras esto, el paciente debe esperar 30 minutos antes de comer algún alimento.

La Ortodoncia en niños

La ortodoncia en niños

La ortodoncia es la especialidad de la odontología que se encarga de la corrección de las mal oclusiones dentales, es decir, la especialidad que corrige los huesos y los dientes que están mal colocados, haciendo que los dientes se queden más alineados y bonitos.

La ortodoncia en niños

La ortodoncia en niños

Sus resultados son más efectivos durante la etapa infantil, ya que durante el desarrollo es más fácil corregir los defectos óseos para lucir en la etapa adulta unos bonitos dientes alineados.

La ortodoncia en niños tiene muchas más posibilidades terapéuticas que en otras edades, ello es debido a que durante la infancia concurren una serie de circunstancias muy favorables.

Los huesos de la cara del niño están todavía en desarrollo y aún es posible actuar sobre ellos mediante ortodoncia para conseguir unas proporciones faciales armónicas. Una vez pasada la infancia sólo la cirugía ortognática podrá modificar las estructuras óseas de la cara.

¿Cuándo debemos llevar a los niños a un especialista en ortodoncia?
Sería aconsejable se realizara alrededor de los 7-8 años, ya que es el momento en que ha erupcionado el grupo de incisivos superiores e inferiores definitivos, y el crecimiento óseo es importante, cosa que nos permite diagnosticar si hay algún problema susceptible de corregirlo.

Si el recambio dental y la oclusión son correctos iremos haciendo revisiones anuales para controlar la correcta erupción dental. Igualmente es aconsejable llevar al niño al odontopediatra a partir de los 3 años. Y será éste quien avise a los padres si es necesaria una visita al ortodoncista antes de lo habitual, debido a la presencia de algún problema de mal oclusión esquelética.

¿Qué tipo de aparatos existen actualmente?
A rasgos generales existen 2 tipos de aparatos, removibles y fijos:

Removibles (de quitar y poner). Son aparatos de acrílico, que por medio de unos ganchitos metálicos se aguantan en los molares. Corrigen defectos óseos aprovechando el crecimiento. Estos aparatos no son útiles en adultos. Su uso condiciona los resultados del tratamiento. Cuantas más horas se lleva puesto, más rápida será la corrección. Es preciso llevarlo puesto toda la noche y unas 4-6 horas durante el día.

Fijos. Son aparatos que van cementados a cada diente; pero también hay otro tipo de aparatos fijos complementarios no necesarios en todos los casos. Con los brackets controlamos la posición exacta de cada diente, lo que nos sirve para conseguir una oclusión perfecta.

¿Cuánto puede costar un tratamiento?
Suele costar unos 1.500 euros y uno de ortodoncia fija unos 2.800 euros. Muchas veces, hacer el tratamiento previo de ortodoncia removible, nos puede evitar la necesidad de aparatos fijos.

¿A partir de qué edad el niño podrá utilizar aparatos para los dientes?
Se puede iniciar hacia los 7 años. Los niños a esta edad son conscientes de su utilidad y podemos recurrir a su colaboración. El tratamiento con aparatos fijos se aplaza hasta el recambio de todos los dientes temporales y la correspondiente erupción de los definitivos porque se encargan de posicionar correctamente cada uno de los dientes para conseguir una oclusión perfecta.

¿Qué cuidados debe tener un niño que ya usa aparato?
Se deben extremar las medidas de higiene, principalmente, en aparatos fijos ya que la retención de restos de comida y placa es mucho mayor, por eso se aconseja el cepillado siempre después de comer. Con los aparatos removibles aconsejamos cepillado antes de colocarlo y cuando lo retiramos.

Los tres enemigos de la ortodoncia infantil

Chupar el pulgar es un hábito muy frecuente en el niño, pero si persiste más allá de los seis o siete años de edad provoca una alteración de la oclusión dental denominada mordida abierta.

La interposición lingual es un hábito que consiste en proyectar la lengua entre los dientes en el momento de la deglución, esta fuerza va a separar los dientes provocando mordida abierta.

La respiración oral es un problema que los padres deben conocer y detectar en sus hijos porque puede afectar incluso a su rendimiento escolar. El niño con respiración oral se ve obligado a respirar por la boca debido a una obstrucción nasal crónica. En la esfera odontológica, la respiración oral va a impedir que el maxilar superior se desarrolle con normalidad alterando la armonía facial y generando problemas de mala oclusión dental.

La caries

La Caries dental

¿Quién no ha ido alguna vez al dentista debido a las caries?, en este artículo, te contamos por qué se producen, cómo influye la alimentación en su aparición, tratamiento recomendado en función del tipo de caries y cómo prevenirlas.

La caries dental

La caries dental

¿Qué es la caries dental?

La caries dental es la destrucción o el reblandecimiento del esmalte y la dentina que se origina como consecuencia de la actividad destructora de un grupo de bacterias que producen ácido (placa dental) y están localizadas sobre las superficies dentales. Se inicia en la periferia, progresa en profundidad y conduce a pérdidas de sustancias en forma de cavidades.

Si no vas al dentista, los ácidos se abrirán paso a través del esmalte dental, pasando a atacar y corroer las partes más internas del diente, que también se deteriorarán. Si alguna vez has tenido dolor de muelas o has oído a algún adulto quejarse por ese motivo, podría ser porque la caries había llegado al interior del diente, donde se encuentran las terminaciones nerviosas.

 

Causas

La caries es una enfermedad multifactorial, en ella intervienen cuatro factores:

 

Factores relacionados con el paciente:

El diente: La incidencia de caries será mayor o menor dependiendo de la morfología, composición, disposición, textura y maduración del esmalte de los dientes de cada individuo.

La saliva: La saliva desempeña un importante papel protegiendo al diente de la caries. Cuando disminuye la saliva, se ha demostrado un aumento del índice de caries.

 

Factores relacionados con la dieta:

La dieta desempeña un importante papel en el desarrollo de la caries. La acción bacteriana se acelera en gran manera en presencia de determinados hidratos de carbono de la dieta, especialmente los que se encuentran en los alimentos que contienen azúcar.

Si la ingestión de sacarosa es frecuente, el PH baja permanentemente y no se produce la remineralización del esmalte, por lo que la incidencia de caries es mayor si se come entre horas.

 

Factores relacionados con los microorganismos:

La cavidad oral alberga un gran número de microorganismos, pero la interacción entre ellos y con el medio ambiente determinan su potencial de actuación. La caries se desarrolla en aquellas zonas de la superficie del esmalte en que la flora microbiana de la placa encuentra un ambiente apropiado para su proliferación y para el metabolismo de los carbohidratos que produce ácidos orgánicos.

 

Factores relacionados con el tiempo:

A mayor tiempo de exposición del diente a los ácidos producidos por las bacterias, mayor riesgo de caries.

 

Cómo el dentista elimina la caries

El dentista te examinará atentamente la dentadura, si descubre una caries, la reparará primero eliminando la parte picada del diente con un torno, un taladrador médico. Después rellenará el hueco del diente con un material especial. Esto se denomina empaste, el dentista puede ponerte anestesia. Es un tipo de medicamento que “duerme”, o deja insensible, el área que rodea al diente afectado por la caries para que el dentista te lo pueda empastar sin que tú experimentes dolor.

Cómo prevenir la aparición de caries:

– Lávate los dientes utilizando pasta de dientes que contenga flúor después de cada comida. Antes de acostarse es un momento importante para lavarse los dientes.

– Al lavarte los dientes cepíllatelos de arriba abajo y describiendo movimientos circulares.

– No olvides de cepillarte también las encías con suavidad para mantenerlas sanas.

– Utiliza seda dental una vez al día para eliminar la placa y la comida que queda atrapada entre los dientes.

– Limita el consumo de dulces y de bebidas azucaradas.

– Ve al dentista dos veces al año para que te haga revisiones regulares.

Siguiendo estas indicaciones mantendrás a raya la caries, ¡disfruta de una boca sana!.